an online Instagram web viewer

#visitamalaga medias

Photos

Por ejemplo, Iris es la mensajera de los dioses y aparece en las leyendas cumpliendo misiones para los olímpicos, pero carece de historia propia. Además, la mitología grecorromana poseía innumerables dioses que eran meras personificaciones de algún concepto abstracto, a pesar de que alguno contara con un mito propio asociado a él. Éste es el caso de Eros, Cupido en Roma; Eris, la Discordia; Níke, la Victoria; Thanatos, la Muerte; Hypnos, el Sueño; etc. También había cultos locales que personificaban los ríos, fuentes, lagos... Caso aparte son los dioses ctónicos, pues se les respeta pero no se les rinde culto. La asociación de estas deidades con el mundo subterráneo de las sombras, el Reino de los Muertos, hace que sean aborrecibles al resto de los dioses y temidos por los humanos. Esto explica que un dios tan importante como Hades, hermano de Zeus, no forme parte del panteón olímpico. Lo mismo ocurre con su esposa Perséfone, o con Hécate. También hay que señalar la importancia de deidades de origen oriental que fueron introducidas durante el helenismo. La relevancia de estos dioses varía según el lugar y el tiempo en el que se localicen, pero los marcados elementos exóticos que les acompañaban hacían que fueran identificados como extranjeros y, por lo tanto, considerados "de segunda fila" por muy extenso y destacado que fuera su culto. Así ocurre con divinidades como Isis, Cibeles, Atis o Mitra.
Por ejemplo, Iris es la mensajera de los dioses y aparece en las leyendas cumpliendo misiones para los olímpicos, pero carece de historia propia. Además, la mitología grecorromana poseía innumerables dioses que eran meras personificaciones de algún concepto abstracto, a pesar de que alguno contara con un mito propio asociado a él. Éste es el caso de Eros, Cupido en Roma; Eris, la Discordia; Níke, la Victoria; Thanatos, la Muerte; Hypnos, el Sueño; etc. También había cultos locales que personificaban los ríos, fuentes, lagos... Caso aparte son los dioses ctónicos, pues se les respeta pero no se les rinde culto. La asociación de estas deidades con el mundo subterráneo de las sombras, el Reino de los Muertos, hace que sean aborrecibles al resto de los dioses y temidos por los humanos. Esto explica que un dios tan importante como Hades, hermano de Zeus, no forme parte del panteón olímpico. Lo mismo ocurre con su esposa Perséfone, o con Hécate. También hay que señalar la importancia de deidades de origen oriental que fueron introducidas durante el helenismo. La relevancia de estos dioses varía según el lugar y el tiempo en el que se localicen, pero los marcados elementos exóticos que les acompañaban hacían que fueran identificados como extranjeros y, por lo tanto, considerados "de segunda fila" por muy extenso y destacado que fuera su culto. Así ocurre con divinidades como Isis, Cibeles, Atis o Mitra.
Divinidades menores
En torno a los grandes dioses había un conjunto de divinidades menores cuya existencia era eclipsada por las resplandecientes figuras de los 
olímpicos: unas tenían una individualidad conocida y otras forman parte de grupos o coros. 
Divinidades individuales
Hay diferentes motivos por los que este tipo de deidades no habían alcanzado un lugar preeminente entre los dioses inmortales: - A veces se trataba de dioses cuyo culto había decaído con el tiempo. Así ocurre con Helios, el Sol, importante dios antiguo que fue perdiendo dominio por su competencia con Febo Apolo, el cual atrajo distintos aspectos de esta divinidad solar; Selene, la Luna, diosa absorbida por Artemisa; o Eos, la Aurora. Otras veces era su función la que los restringía a ciertos ámbitos. De este manera, se puede ver a una diosa de tan gran origen como Hestia, que era hija de Crono y Rea, y, por lo tanto, hermana de Zeus, Hera, Poseidón, Deméter y Hades, relegada a un papel secundario por ser la diosa del hogar. Este hecho hace que la divinidad esté ligada al interior de la casa, por lo que no protagoniza ni se vincula a ningún mito. Del mismo modo Pan, hijo de Hermes, tiene un culto reducido por tratarse del dios de los bosques y los espacios agrestes, lo que le deja fuera del ámbito de la polis; o Ilitía, hija de Zeus y Hera, diosa de los nacimientos, sólo aparece de forma secundaria en algún mito (véase Alcmena). En ocasiones, se trata de divinidades cuya única función consiste en ayudar a los dioses, por lo que participan en los mitos sin protagonizarlos.
Divinidades menores En torno a los grandes dioses había un conjunto de divinidades menores cuya existencia era eclipsada por las resplandecientes figuras de los olímpicos: unas tenían una individualidad conocida y otras forman parte de grupos o coros. Divinidades individuales Hay diferentes motivos por los que este tipo de deidades no habían alcanzado un lugar preeminente entre los dioses inmortales: - A veces se trataba de dioses cuyo culto había decaído con el tiempo. Así ocurre con Helios, el Sol, importante dios antiguo que fue perdiendo dominio por su competencia con Febo Apolo, el cual atrajo distintos aspectos de esta divinidad solar; Selene, la Luna, diosa absorbida por Artemisa; o Eos, la Aurora. Otras veces era su función la que los restringía a ciertos ámbitos. De este manera, se puede ver a una diosa de tan gran origen como Hestia, que era hija de Crono y Rea, y, por lo tanto, hermana de Zeus, Hera, Poseidón, Deméter y Hades, relegada a un papel secundario por ser la diosa del hogar. Este hecho hace que la divinidad esté ligada al interior de la casa, por lo que no protagoniza ni se vincula a ningún mito. Del mismo modo Pan, hijo de Hermes, tiene un culto reducido por tratarse del dios de los bosques y los espacios agrestes, lo que le deja fuera del ámbito de la polis; o Ilitía, hija de Zeus y Hera, diosa de los nacimientos, sólo aparece de forma secundaria en algún mito (véase Alcmena). En ocasiones, se trata de divinidades cuya única función consiste en ayudar a los dioses, por lo que participan en los mitos sin protagonizarlos.
El panteón olímpico
Una vez que los dioses vencieron a los titanes en la guerra llamada Titanomaquia, se establecieron en el Olimpo, que pasó a ser la residencia de las deidades. Sólo quedaron al margen de este idílico lugar los dioses vencidos en la lucha por el poder celeste y alguna divinidad de actuación específica, como el caprípedo Pan. Allí habitaban los principales dioses que conforman el panteón olímpico con sus cortes de semidioses. Las divinidades se alimentaban de ambrosía y, desde su atalaya, observaban a los hombres. En su vida inmortal, compartían desde la distancia o, a veces, acercándose a ellos, el destino doliente de los héroes. El orden establecido por Zeus se basaba en la organización familiar y la estructura genealógica. La familia divina era de tipo patriarcal, con Zeus a la cabeza como "Padre de los dioses y los hombres", no tanto por consanguinidad, sino por su papel de señor y jefe de la organización familiar. Por supuesto, la agrupación familiar del panteón olímpico no es original, pues otras mitologías ofrecen igualmente una familia de dioses, como en Egipto o en el Próximo Oriente; sin embargo, sí es característico de la representación helénica esa claridad y delimitación del marco familiar, constituido por el panteón olímpico. Éste se encontraba compuesto por el número canónico de los doce olímpicos: Zeus, Hera, Poseidón, Deméter, Atenea, Apolo, Artemis, Afrodita, Ares, Hefesto, Hermes y Dionisio. Fuera de este mundo luminoso quedan los poderes ctónicos del mundo de la muerte, representados por Hades, Perséfone y Hécate, divinidades de las tinieblas.
El panteón olímpico Una vez que los dioses vencieron a los titanes en la guerra llamada Titanomaquia, se establecieron en el Olimpo, que pasó a ser la residencia de las deidades. Sólo quedaron al margen de este idílico lugar los dioses vencidos en la lucha por el poder celeste y alguna divinidad de actuación específica, como el caprípedo Pan. Allí habitaban los principales dioses que conforman el panteón olímpico con sus cortes de semidioses. Las divinidades se alimentaban de ambrosía y, desde su atalaya, observaban a los hombres. En su vida inmortal, compartían desde la distancia o, a veces, acercándose a ellos, el destino doliente de los héroes. El orden establecido por Zeus se basaba en la organización familiar y la estructura genealógica. La familia divina era de tipo patriarcal, con Zeus a la cabeza como "Padre de los dioses y los hombres", no tanto por consanguinidad, sino por su papel de señor y jefe de la organización familiar. Por supuesto, la agrupación familiar del panteón olímpico no es original, pues otras mitologías ofrecen igualmente una familia de dioses, como en Egipto o en el Próximo Oriente; sin embargo, sí es característico de la representación helénica esa claridad y delimitación del marco familiar, constituido por el panteón olímpico. Éste se encontraba compuesto por el número canónico de los doce olímpicos: Zeus, Hera, Poseidón, Deméter, Atenea, Apolo, Artemis, Afrodita, Ares, Hefesto, Hermes y Dionisio. Fuera de este mundo luminoso quedan los poderes ctónicos del mundo de la muerte, representados por Hades, Perséfone y Hécate, divinidades de las tinieblas.
Semidioses
Las uniones entre dioses y mortales daban origen a los héroes, pero en el caso de Heracles y Dionisio se hizo una excepción, puesto que llegaron a convertirse en dioses. A Heracles le fue concedida la inmortalidad tras vivir como humano. Cuando murió en su vida terrena, fue divinizado y elevado hasta los dioses inmortales en premio a su conducta excepcional. El caso de Dionisio es distinto, ya que, desde su nacimiento, es considerado como un dios. Estando embarazada la madre de Dionisio, Sémele, pidió un día a Zeus que se mostrara en su verdadera forma, pero no pudo soportar la visión de los relámpagos que circundaban al dios y cayó fulminada. Zeus le extrajo el hijo que llevaba dentro y se lo injertó en el muslo. A la hora de dar a luz, se lo sacó del mismo sitio en perfectas condiciones. Por este motivo, le pusieron el nombre de Dionisio, el dios 'nacido dos veces'.
Semidioses Las uniones entre dioses y mortales daban origen a los héroes, pero en el caso de Heracles y Dionisio se hizo una excepción, puesto que llegaron a convertirse en dioses. A Heracles le fue concedida la inmortalidad tras vivir como humano. Cuando murió en su vida terrena, fue divinizado y elevado hasta los dioses inmortales en premio a su conducta excepcional. El caso de Dionisio es distinto, ya que, desde su nacimiento, es considerado como un dios. Estando embarazada la madre de Dionisio, Sémele, pidió un día a Zeus que se mostrara en su verdadera forma, pero no pudo soportar la visión de los relámpagos que circundaban al dios y cayó fulminada. Zeus le extrajo el hijo que llevaba dentro y se lo injertó en el muslo. A la hora de dar a luz, se lo sacó del mismo sitio en perfectas condiciones. Por este motivo, le pusieron el nombre de Dionisio, el dios 'nacido dos veces'.
Tercera generación divina y segunda generación de los olímpicos
A esta generación pertenecen los hijos inmortales de Zeus: Atenea (Minerva), las Estaciones (las Horas), las Moiras (Parcas), Afrodita (Venus), las Cárites (Gracias), las Musas, Apolo, Artemisa (Diana), Hebe, Ilitía, Ares (Marte para los romanos), Hermes y Dionisio, (Baco).
Tercera generación divina y segunda generación de los olímpicos A esta generación pertenecen los hijos inmortales de Zeus: Atenea (Minerva), las Estaciones (las Horas), las Moiras (Parcas), Afrodita (Venus), las Cárites (Gracias), las Musas, Apolo, Artemisa (Diana), Hebe, Ilitía, Ares (Marte para los romanos), Hermes y Dionisio, (Baco).
Dioses principales
La segunda generación divina son los descendientes de los hijos que Gea tuvo de Urano. Las divinidades primigenias marinas dieron lugar a las cincuenta nereidas, hijas de Nereo y Dóride; las Harpías e Iris, fruto de la unión de Taumante y Electra; Escila y las Grayas (las Viejas), nacidas de Ceto y Forcis; y, por último, Jápeto y Clímene que descienden de Crío y Euribia. En cuanto a los titanes, Océano y Tetis tuvieron los distintos ríos y manantiales; Hiperión y Tía a Helio (el Sol), Selene (la Luna) y Eos (la Aurora); mientras que Ceo y Febe tuvieron a Leto y Asteria. Sin embargo, la descendencia más importante será la de Crono y Rea -entre paréntesis se ofrece el nombre que recibían en la mitología romana-, que tuvieron a Hestia, Deméter (Ceres), Hera (Juno), Hades (Plutón), Poseidón (Neptuno) y Zeus (Júpiter), el menor de todos. Todos ellos, excepto Hestia, serán parte integrante del panteón olímpico.
Dioses principales La segunda generación divina son los descendientes de los hijos que Gea tuvo de Urano. Las divinidades primigenias marinas dieron lugar a las cincuenta nereidas, hijas de Nereo y Dóride; las Harpías e Iris, fruto de la unión de Taumante y Electra; Escila y las Grayas (las Viejas), nacidas de Ceto y Forcis; y, por último, Jápeto y Clímene que descienden de Crío y Euribia. En cuanto a los titanes, Océano y Tetis tuvieron los distintos ríos y manantiales; Hiperión y Tía a Helio (el Sol), Selene (la Luna) y Eos (la Aurora); mientras que Ceo y Febe tuvieron a Leto y Asteria. Sin embargo, la descendencia más importante será la de Crono y Rea -entre paréntesis se ofrece el nombre que recibían en la mitología romana-, que tuvieron a Hestia, Deméter (Ceres), Hera (Juno), Hades (Plutón), Poseidón (Neptuno) y Zeus (Júpiter), el menor de todos. Todos ellos, excepto Hestia, serán parte integrante del panteón olímpico.
Primera generación divina
Son los hijos que Gea tuvo fecundada por las deidades primigenias masculinas. Primero engendró con Urano los seis Titanes y las seis Titánides, los Cíclopes y los Hecatónquiros o centímanos. Luego se unió a Ponto, con quien tuvo cinco divinidades marinas: Nereo, Taumante, Forcis, Ceto y Euribia. Después surgieron todas las divinidades que personifican el lado oscuro de la vida.
Primera generación divina Son los hijos que Gea tuvo fecundada por las deidades primigenias masculinas. Primero engendró con Urano los seis Titanes y las seis Titánides, los Cíclopes y los Hecatónquiros o centímanos. Luego se unió a Ponto, con quien tuvo cinco divinidades marinas: Nereo, Taumante, Forcis, Ceto y Euribia. Después surgieron todas las divinidades que personifican el lado oscuro de la vida.
Dioses primigenios.
Estos dioses suelen estar ubicados claramente, pues en muchos casos no son más que la personificación del marco en el que se desarrolla la existencia, como Gea (la Tierra); a veces se trata de una deidad puramente 
abstracta, tal cual ocurre con Eros (el Deseo). En cualquier caso, todos ellos carecen de una configuración personal propia, son meramente la base de todo lo existente. La principal fuente para conocerlos es la Teogonía de Hesíodo, que narra el origen del universo y las tres generaciones divinas.
Dioses primigenios. Estos dioses suelen estar ubicados claramente, pues en muchos casos no son más que la personificación del marco en el que se desarrolla la existencia, como Gea (la Tierra); a veces se trata de una deidad puramente abstracta, tal cual ocurre con Eros (el Deseo). En cualquier caso, todos ellos carecen de una configuración personal propia, son meramente la base de todo lo existente. La principal fuente para conocerlos es la Teogonía de Hesíodo, que narra el origen del universo y las tres generaciones divinas.
Dioses, semidioses, héroes, monstruos y humanos
El vasto número de personajes que aparece en los mitos impide hacer una relación de todos ellos, pero sí permite una división clara de los mismos, gracias a la organización que rige el sistema mítico grecorromano. Por orden cronológico habría que hablar primero de los dioses primigenios, que son los que dan origen a todas las cosas; luego vendrían los dioses principales, que conforman el panteón olímpico; tras ellos, se encontrarían los dioses menores, que no suelen desempeñar papeles protagonistas en los mitos; y, finalmente, estarían los héroes, que no son divinidades, pero proceden en mayor o menor grado de éstas. Caso aparte lo forman los monstruos y los hombres, pues su naturaleza mortal los apartan de las deidades.
Dioses, semidioses, héroes, monstruos y humanos El vasto número de personajes que aparece en los mitos impide hacer una relación de todos ellos, pero sí permite una división clara de los mismos, gracias a la organización que rige el sistema mítico grecorromano. Por orden cronológico habría que hablar primero de los dioses primigenios, que son los que dan origen a todas las cosas; luego vendrían los dioses principales, que conforman el panteón olímpico; tras ellos, se encontrarían los dioses menores, que no suelen desempeñar papeles protagonistas en los mitos; y, finalmente, estarían los héroes, que no son divinidades, pero proceden en mayor o menor grado de éstas. Caso aparte lo forman los monstruos y los hombres, pues su naturaleza mortal los apartan de las deidades.
Al final, Zeus y los olímpicos quedaron vencedores. Arrojaron a los titanes del cielo y los encerraron en el Tártaro. Tras la victoria, los dioses echaron a suertes el reparto del poder. Se acordó que Zeus regiría el universo y tendría como reino el cielo; Poseidón, el mar, y Hades, el mundo subterráneo. Ésta es otra división tripartita que hace suponer su origen indoeuropeo. Tras estos combates, se sitúa el nacimiento de los hijos inmortales de Zeus que, junto a sus hermanos, conformarán la familia olímpica. La primera de las esposas de Zeus es Metis, hija de Océano. Cuando Metis estaba embarazada de una niña, Gea dijo que nacería un hijo de esta diosa que destronaría a Zeus. Para evitarlo, el dios se tragó a Metis. Cuando llegó el momento de dar a luz, Prometeo -según otras tradiciones fue Hefesto- abrió con un hacha la cabeza de Zeus y de allí salió Atenea, llamada Minerva en la mitología romana. Luego se casó con Temis, con la que tuvo: las Estaciones (las Horas), llamadas Eirene (Paz), Eunomía (Disciplina) y Dice (Justicia), y las Moiras, (Cloto, Láquesis y Átropo), llamadas Parcas por los romanos, que personificaban el destino. Se las representa como hilanderas que regían el destino de cada mortal a través de un hilo: la primera lo hilaba, la segunda lo enrollaba y la tercera lo cortaba, cuando la vida del mortal tocaba a su fin. Ni los 
mismos dioses podían cambiar sus designios. Aunque, arriba se indica que, según Hesíodo, son hijas de Nix (la Noche). Dione, otra titánide, le dio por hija a Afrodita (Venus para los romanos); sin embargo, en la versión hesiódica ésta surge de la mezcla de las olas del mar con las gotas de semen que caen cuando Urano es castrado por Crono. Eurínome, hija de Océano, engendró de él las Cárites, llamadas por los latinos Gracias, (Áglae, Eufrósine y Talía). Con Mnemósine (la Memoria), tuvo a las Musas. De Leto tuvo a Apolo y Artemisa, conocida como Diana por los romanos. Según Hesíodo, después de todos estos enlaces es cuando hay que situar la boda sagrada con Hera, esposa oficial de Zeus; sin embargo, en casi todas las tradiciones se considera anterior. De esta unión nacieron: Hebe, Ilitía y Ares (Marte para los romanos).
Al final, Zeus y los olímpicos quedaron vencedores. Arrojaron a los titanes del cielo y los encerraron en el Tártaro. Tras la victoria, los dioses echaron a suertes el reparto del poder. Se acordó que Zeus regiría el universo y tendría como reino el cielo; Poseidón, el mar, y Hades, el mundo subterráneo. Ésta es otra división tripartita que hace suponer su origen indoeuropeo. Tras estos combates, se sitúa el nacimiento de los hijos inmortales de Zeus que, junto a sus hermanos, conformarán la familia olímpica. La primera de las esposas de Zeus es Metis, hija de Océano. Cuando Metis estaba embarazada de una niña, Gea dijo que nacería un hijo de esta diosa que destronaría a Zeus. Para evitarlo, el dios se tragó a Metis. Cuando llegó el momento de dar a luz, Prometeo -según otras tradiciones fue Hefesto- abrió con un hacha la cabeza de Zeus y de allí salió Atenea, llamada Minerva en la mitología romana. Luego se casó con Temis, con la que tuvo: las Estaciones (las Horas), llamadas Eirene (Paz), Eunomía (Disciplina) y Dice (Justicia), y las Moiras, (Cloto, Láquesis y Átropo), llamadas Parcas por los romanos, que personificaban el destino. Se las representa como hilanderas que regían el destino de cada mortal a través de un hilo: la primera lo hilaba, la segunda lo enrollaba y la tercera lo cortaba, cuando la vida del mortal tocaba a su fin. Ni los mismos dioses podían cambiar sus designios. Aunque, arriba se indica que, según Hesíodo, son hijas de Nix (la Noche). Dione, otra titánide, le dio por hija a Afrodita (Venus para los romanos); sin embargo, en la versión hesiódica ésta surge de la mezcla de las olas del mar con las gotas de semen que caen cuando Urano es castrado por Crono. Eurínome, hija de Océano, engendró de él las Cárites, llamadas por los latinos Gracias, (Áglae, Eufrósine y Talía). Con Mnemósine (la Memoria), tuvo a las Musas. De Leto tuvo a Apolo y Artemisa, conocida como Diana por los romanos. Según Hesíodo, después de todos estos enlaces es cuando hay que situar la boda sagrada con Hera, esposa oficial de Zeus; sin embargo, en casi todas las tradiciones se considera anterior. De esta unión nacieron: Hebe, Ilitía y Ares (Marte para los romanos).
Algunos titanes también se unieron entre sí. Océano y Tetis engendraron los ríos y manantiales; Hiperión y Tía a Helio (el Sol), Selene (la Luna) y Eos (la Aurora); Ceo y Febe a dos hijas Leto y Asteria. Pero la descendencia más importante será la de Crono y Rea, que tuvieron a Hestia, Deméter, Hera, Hades, Poseidón y Zeus, el menor de todos. En la mitología romana, Deméter era llamada Ceres; Hera, Juno; Hades, Plutón; Poseidón, Neptuno, y Zeus, Júpiter. Hestia, es una diosa que personifica el Hogar y vive en el Olimpo eternamente, por lo que no participa en ninguno de los mitos. Probablemente, éste sea el motivo por el que es la única hermana de Zeus que no se incluye en el panteón olímpico. Crono, padre de Zeus, sabía por un oráculo que uno de sus hijos habría de destronarlo y, por miedo a esta profecía, los engullía nada más nacer. Rea, harta de esta situación, resolvió engañar a su esposo y salvar a su sexto hijo. Dio a luz por la noche, en secreto, y al día siguiente dio a Crono una piedra envuelta en pañales, que éste, como era su costumbre, se comió sin darse cuenta del cambio. Cuando Zeus creció, quiso tomar el poder que tenía su padre y recurrió a Metis (la Prudencia) para que le ayudara. Ésta le proporcionó una droga que hizo vomitar a Crono todos los hijos que había devorado y, con el apoyo de sus hermanos y hermanas, Zeus luchó contra su padre y los titanes. Fue una guerra larga que duró diez años. Zeus, aconsejado por su madre, decidió liberar del Tártaro a los Cíclopes y los Hecatonquiros para que le ayudaran. Los Cíclopes dieron: a Zeus, el trueno y el rayo; a Hades, un casco mágico que hacía invisible al que lo usara, y a Poseidón, el tridente, cuyo choque conmovía la tierra y el mar.
Algunos titanes también se unieron entre sí. Océano y Tetis engendraron los ríos y manantiales; Hiperión y Tía a Helio (el Sol), Selene (la Luna) y Eos (la Aurora); Ceo y Febe a dos hijas Leto y Asteria. Pero la descendencia más importante será la de Crono y Rea, que tuvieron a Hestia, Deméter, Hera, Hades, Poseidón y Zeus, el menor de todos. En la mitología romana, Deméter era llamada Ceres; Hera, Juno; Hades, Plutón; Poseidón, Neptuno, y Zeus, Júpiter. Hestia, es una diosa que personifica el Hogar y vive en el Olimpo eternamente, por lo que no participa en ninguno de los mitos. Probablemente, éste sea el motivo por el que es la única hermana de Zeus que no se incluye en el panteón olímpico. Crono, padre de Zeus, sabía por un oráculo que uno de sus hijos habría de destronarlo y, por miedo a esta profecía, los engullía nada más nacer. Rea, harta de esta situación, resolvió engañar a su esposo y salvar a su sexto hijo. Dio a luz por la noche, en secreto, y al día siguiente dio a Crono una piedra envuelta en pañales, que éste, como era su costumbre, se comió sin darse cuenta del cambio. Cuando Zeus creció, quiso tomar el poder que tenía su padre y recurrió a Metis (la Prudencia) para que le ayudara. Ésta le proporcionó una droga que hizo vomitar a Crono todos los hijos que había devorado y, con el apoyo de sus hermanos y hermanas, Zeus luchó contra su padre y los titanes. Fue una guerra larga que duró diez años. Zeus, aconsejado por su madre, decidió liberar del Tártaro a los Cíclopes y los Hecatonquiros para que le ayudaran. Los Cíclopes dieron: a Zeus, el trueno y el rayo; a Hades, un casco mágico que hacía invisible al que lo usara, y a Poseidón, el tridente, cuyo choque conmovía la tierra y el mar.
Entre las múltiples hijas de Nix, destacan las Moiras, que figuran como hijas de Zeus en otras versiones míticas, y las Erinias (Alecto, Tisífone y Megera) por los griegos y Furias por los romanos, son muy temidas y aparecen en numerosos mitos. Aunque Hesíodo las hace hijas de la Noche, hay una versión que las hace nacer de las gotas de sangre que cayeron a la tierra cuando Crono mutiló a Urano. Son monstruos alados con serpientes en sus cabellos, que se encargaban de castigar los crímenes, para lo que perseguían a sus víctimas, enloqueciéndolas y torturándolas. Entre las hijas de Nix que personifican abstracciones, como Némesis (la Envidia), Engaño, Ternura, Vejez, etc., sólo Eride o Eris (la Discordia) alcanza un papel importante en los mitos; de hecho, es la causante de la guerra de Troya. (Véase la leyenda de esta diosa). Eride, a su vez, parió a Fatiga, a Pena (Ponos), al Olvido (Lete), al Hambre (Limos), al Dolor (Algos), al Juramento (Horcos), a los Combates, Guerras, Matanzas, Masacres, Odios, Mentiras, Discursos, Ambigüedades, Desorden y Destrucción. De las divinidades primigenias marinas, se unieron Nereo y Dóride, que dieron lugar a las cincuenta nereidas; Taumante y Electra, que tuvieron a las Harpías e Iris; Ceto y Forcis, que engendraron al monstruo Escila y las Grayas (las Viejas); por último, Crío y Euribia trajeron al mundo a Jápeto y Clímene. De esta descendencia, destacan las Harpías, monstruos mitad ave, mitad mujer, que servían a veces como castigo divino. Normalmente sólo son dos; Aelo ('Borrasca'), llamada también Nicótoe, y Ocípete ('Vuela-rápido'); aunque a veces se nombra una tercera, Celeno ('Oscura'). También Iris, personificación del Arco Iris, participa en algunos mitos como mensajera de los dioses.
Entre las múltiples hijas de Nix, destacan las Moiras, que figuran como hijas de Zeus en otras versiones míticas, y las Erinias (Alecto, Tisífone y Megera) por los griegos y Furias por los romanos, son muy temidas y aparecen en numerosos mitos. Aunque Hesíodo las hace hijas de la Noche, hay una versión que las hace nacer de las gotas de sangre que cayeron a la tierra cuando Crono mutiló a Urano. Son monstruos alados con serpientes en sus cabellos, que se encargaban de castigar los crímenes, para lo que perseguían a sus víctimas, enloqueciéndolas y torturándolas. Entre las hijas de Nix que personifican abstracciones, como Némesis (la Envidia), Engaño, Ternura, Vejez, etc., sólo Eride o Eris (la Discordia) alcanza un papel importante en los mitos; de hecho, es la causante de la guerra de Troya. (Véase la leyenda de esta diosa). Eride, a su vez, parió a Fatiga, a Pena (Ponos), al Olvido (Lete), al Hambre (Limos), al Dolor (Algos), al Juramento (Horcos), a los Combates, Guerras, Matanzas, Masacres, Odios, Mentiras, Discursos, Ambigüedades, Desorden y Destrucción. De las divinidades primigenias marinas, se unieron Nereo y Dóride, que dieron lugar a las cincuenta nereidas; Taumante y Electra, que tuvieron a las Harpías e Iris; Ceto y Forcis, que engendraron al monstruo Escila y las Grayas (las Viejas); por último, Crío y Euribia trajeron al mundo a Jápeto y Clímene. De esta descendencia, destacan las Harpías, monstruos mitad ave, mitad mujer, que servían a veces como castigo divino. Normalmente sólo son dos; Aelo ('Borrasca'), llamada también Nicótoe, y Ocípete ('Vuela-rápido'); aunque a veces se nombra una tercera, Celeno ('Oscura'). También Iris, personificación del Arco Iris, participa en algunos mitos como mensajera de los dioses.
Urano, en un incesante acto de procreación, permanecía tendido sobre Gea y no permitía la salida de sus hijos del vientre de su madre; es decir, se mantenían bajo tierra. Gea, harta de la fecundidad desmesurada a la que se veía sometida por Urano y deseando liberar a sus hijos, creó el metal e hizo una hoz. Luego pidió ayuda a su progenie y sólo el más pequeño, Crono, se declaró dispuesto a enfrentarse a su padre y una noche, cuando Urano se disponía a cubrir nuevamente a Gea, le castró con la hoz que, previamente, le había entregado su madre. De los testículos y las gotas de 
semen que cayeron en el mar, nació Afrodita, llamada Venus en la mitología romana. Esta versión del nacimiento de la diosa es la que ofrece Hesíodo, pero hay otro mito que la hace hija de Zeus y Dione, en la cual no es una divinidad de primera generación. Después de esto, Gea se unió a Ponto, con quien engendró cinco divinidades marinas: Nereo, Taumante, Forcis, Ceto y Euribia. Tras este episodio, Hesíodo sitúa el nacimiento de una serie de personajes causantes del lado negativo de la existencia. Como en la mitología grecorromana no existe un dios de la maldad propiamente dicho, se achacan los males de la vida a diversas personificaciones de aspectos nocivos para el ser humano. Así, Nix (la Noche) concibe a Moros (la Fatalidad), a Ker (la diosa de la Muerte), a Tánatos (el dios de la Muerte), a Hipnos (personificación del Sueño) y a la tribu de los Sueños. También la Burla, el Lamento y las Hespérides, ninfas del atardecer, llamadas: Egle ('Resplandeciente'), Eritia ('Roja') y Hesperaretusa ('la Aretusa de Poniente'), son descendencia suya.
Urano, en un incesante acto de procreación, permanecía tendido sobre Gea y no permitía la salida de sus hijos del vientre de su madre; es decir, se mantenían bajo tierra. Gea, harta de la fecundidad desmesurada a la que se veía sometida por Urano y deseando liberar a sus hijos, creó el metal e hizo una hoz. Luego pidió ayuda a su progenie y sólo el más pequeño, Crono, se declaró dispuesto a enfrentarse a su padre y una noche, cuando Urano se disponía a cubrir nuevamente a Gea, le castró con la hoz que, previamente, le había entregado su madre. De los testículos y las gotas de semen que cayeron en el mar, nació Afrodita, llamada Venus en la mitología romana. Esta versión del nacimiento de la diosa es la que ofrece Hesíodo, pero hay otro mito que la hace hija de Zeus y Dione, en la cual no es una divinidad de primera generación. Después de esto, Gea se unió a Ponto, con quien engendró cinco divinidades marinas: Nereo, Taumante, Forcis, Ceto y Euribia. Tras este episodio, Hesíodo sitúa el nacimiento de una serie de personajes causantes del lado negativo de la existencia. Como en la mitología grecorromana no existe un dios de la maldad propiamente dicho, se achacan los males de la vida a diversas personificaciones de aspectos nocivos para el ser humano. Así, Nix (la Noche) concibe a Moros (la Fatalidad), a Ker (la diosa de la Muerte), a Tánatos (el dios de la Muerte), a Hipnos (personificación del Sueño) y a la tribu de los Sueños. También la Burla, el Lamento y las Hespérides, ninfas del atardecer, llamadas: Egle ('Resplandeciente'), Eritia ('Roja') y Hesperaretusa ('la Aretusa de Poniente'), son descendencia suya.
Teogonía o Cosmogonía
El origen del universo lo narra Hesíodo en su Teogonía. Según este autor, al inicio de todo sólo existía el Caos. Después vino Gea (la Tierra) y, dentro de ésta, se hallaba el Tártaro. Más tarde apareció Eros (el Deseo). Este último es la fuerza que mueve al mundo, porque es la fuerza generadora, la que llevará a la creación de nuevos seres que pueblen el Universo. Del Caos, nacieron Érebo y Nix (la Noche). A su vez, de Nix surgieron el Éter y Hémera (el Día). Se puede ver cómo la creación empieza a imponer el orden frente a ese Caos generador y primordial. Con el nacimiento del Día y la Noche, surge el tiempo organizado. Sin intervención masculina, Gea engendró a Urano (el Cielo), las grandes Montañas, las Ninfas y el Ponto (el Mar). Cuando ya están los elementos primordiales del Cosmos: la Tierra, el Cielo y el Mar, Gea ya no crea por sí misma, sino que será fecundada por otros elementos varones. Los hijos de Gea, normalmente, son seres monstruosos y muy violentos. Primero se une a Urano, con el que tuvo numerosos descendientes, ya que éste la cubría permanentemente. Así nacieron los seis Titanes (Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto y Crono) y las seis Titánides (Tía, Rea, Temis, Mnemósine, Febe y Tetis). Los dos más importantes son Crono y su esposa Rea, pues obtendrán la soberanía del mundo; ambos son conocidos por Saturno y Cibeles, respectivamente, en la mitología romana. Cibeles tenía un mito propio y, en origen, era una diosa frigia que nada tenía que ver con Rea, pero más tarde asumió las características y leyendas de Rea. Luego engendró a los Cíclopes (Arges, Estéropes y Brontes), que eran monstruos de un solo ojo muy hábiles como artífices, y los Hecatónquiros (Coto, Egeón y Giges), llamados también centímanos, que tenían cincuenta cabezas y cien manos.
Teogonía o Cosmogonía El origen del universo lo narra Hesíodo en su Teogonía. Según este autor, al inicio de todo sólo existía el Caos. Después vino Gea (la Tierra) y, dentro de ésta, se hallaba el Tártaro. Más tarde apareció Eros (el Deseo). Este último es la fuerza que mueve al mundo, porque es la fuerza generadora, la que llevará a la creación de nuevos seres que pueblen el Universo. Del Caos, nacieron Érebo y Nix (la Noche). A su vez, de Nix surgieron el Éter y Hémera (el Día). Se puede ver cómo la creación empieza a imponer el orden frente a ese Caos generador y primordial. Con el nacimiento del Día y la Noche, surge el tiempo organizado. Sin intervención masculina, Gea engendró a Urano (el Cielo), las grandes Montañas, las Ninfas y el Ponto (el Mar). Cuando ya están los elementos primordiales del Cosmos: la Tierra, el Cielo y el Mar, Gea ya no crea por sí misma, sino que será fecundada por otros elementos varones. Los hijos de Gea, normalmente, son seres monstruosos y muy violentos. Primero se une a Urano, con el que tuvo numerosos descendientes, ya que éste la cubría permanentemente. Así nacieron los seis Titanes (Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto y Crono) y las seis Titánides (Tía, Rea, Temis, Mnemósine, Febe y Tetis). Los dos más importantes son Crono y su esposa Rea, pues obtendrán la soberanía del mundo; ambos son conocidos por Saturno y Cibeles, respectivamente, en la mitología romana. Cibeles tenía un mito propio y, en origen, era una diosa frigia que nada tenía que ver con Rea, pero más tarde asumió las características y leyendas de Rea. Luego engendró a los Cíclopes (Arges, Estéropes y Brontes), que eran monstruos de un solo ojo muy hábiles como artífices, y los Hecatónquiros (Coto, Egeón y Giges), llamados también centímanos, que tenían cincuenta cabezas y cien manos.
La literatura, en esa búsqueda de la originalidad, fue desgastando el fondo mítico y dando lugar a la ironía. Con la aparición de la filosofía y el racionalismo en la Jonia del siglo VI a.C. y su prolongación en la ilustración sofística y la filosofía posterior, que intentó dar una explicación del mundo y la vida humana mediante la razón, la mitología perdió progresivamente su valor como explicación de lo Real. Es a finales del siglo IV cuando se da la crisis del sentido trágico, que tiene en Eurípides a su más claro exponente. Se debe tener en cuenta que la literatura griega clásica y arcaica estaba dirigida a un público muy amplio, pues prácticamente su auditorio era todo ciudadano, por lo que contó siempre con una vertiente educativa. A través de la tragedia, los mitos se evocaban una y otra vez, lo que les confería una función social difícil de cubrir. Por eso, como apuntó Nietzsche, el ataque de la crítica racionalista llevó a la crisis de la tragedia, que supuso el fin de toda una forma de entender el mundo. Los filósofos pronto se dieron cuenta de lo débil de su victoria, pues la filosofía no podía cubrir la crisis de valores que se cernía en torno a los ciudadanos, más si se tiene en cuenta que ésta coincidió con el final de la polis como comunidad libre y autosuficiente. Ya Platón se dio cuenta de la función social y educativa de los relatos míticos, por lo que no trató de suprimir radicalmente su legado y propuso que el Estado lo controlara y manipulara para aprovechar esta función pedagógica.
La literatura, en esa búsqueda de la originalidad, fue desgastando el fondo mítico y dando lugar a la ironía. Con la aparición de la filosofía y el racionalismo en la Jonia del siglo VI a.C. y su prolongación en la ilustración sofística y la filosofía posterior, que intentó dar una explicación del mundo y la vida humana mediante la razón, la mitología perdió progresivamente su valor como explicación de lo Real. Es a finales del siglo IV cuando se da la crisis del sentido trágico, que tiene en Eurípides a su más claro exponente. Se debe tener en cuenta que la literatura griega clásica y arcaica estaba dirigida a un público muy amplio, pues prácticamente su auditorio era todo ciudadano, por lo que contó siempre con una vertiente educativa. A través de la tragedia, los mitos se evocaban una y otra vez, lo que les confería una función social difícil de cubrir. Por eso, como apuntó Nietzsche, el ataque de la crítica racionalista llevó a la crisis de la tragedia, que supuso el fin de toda una forma de entender el mundo. Los filósofos pronto se dieron cuenta de lo débil de su victoria, pues la filosofía no podía cubrir la crisis de valores que se cernía en torno a los ciudadanos, más si se tiene en cuenta que ésta coincidió con el final de la polis como comunidad libre y autosuficiente. Ya Platón se dio cuenta de la función social y educativa de los relatos míticos, por lo que no trató de suprimir radicalmente su legado y propuso que el Estado lo controlara y manipulara para aprovechar esta función pedagógica.
Estos cambios trajeron consigo que la mitología quedara ligada a la literatura, lo que llevó a su vez a un deseo de originalidad por parte de los poetas, pues ya no eran sólo memorizadores, sino creadores. De este modo, los relatos cobraron una renovada libertad que, en algunos casos, dio lugar a la crítica, hecho que no ocurría con otras culturas en las que contaban con un libro canónico. Por otro lado, la fijación que supone un texto escrito lo expuso a la censura y la ironía, algo impensable con la transmisión oral. Al inicio de la literatura clásica, todos los géneros poéticos antiguos (épica, lírica coral y tragedia) toman como base de sus argumentos los mitos. Este rico mundo de figuras, situaciones y temas fue durante mucho tiempo, si no la única base de las composiciones, sí la principal. Así, se puede seguir la evolución de un mito y las distintas variantes que se iban introduciendo a lo largo de unos siglos, ya que, como se ha apuntado anteriormente, Roma tomó el relevo de la literatura griega. Todo esto ofrece al estudioso actual una tradición que se puede abordar diacrónicamente, lo cual es una característica peculiar de la mitología grecorromana.
Estos cambios trajeron consigo que la mitología quedara ligada a la literatura, lo que llevó a su vez a un deseo de originalidad por parte de los poetas, pues ya no eran sólo memorizadores, sino creadores. De este modo, los relatos cobraron una renovada libertad que, en algunos casos, dio lugar a la crítica, hecho que no ocurría con otras culturas en las que contaban con un libro canónico. Por otro lado, la fijación que supone un texto escrito lo expuso a la censura y la ironía, algo impensable con la transmisión oral. Al inicio de la literatura clásica, todos los géneros poéticos antiguos (épica, lírica coral y tragedia) toman como base de sus argumentos los mitos. Este rico mundo de figuras, situaciones y temas fue durante mucho tiempo, si no la única base de las composiciones, sí la principal. Así, se puede seguir la evolución de un mito y las distintas variantes que se iban introduciendo a lo largo de unos siglos, ya que, como se ha apuntado anteriormente, Roma tomó el relevo de la literatura griega. Todo esto ofrece al estudioso actual una tradición que se puede abordar diacrónicamente, lo cual es una característica peculiar de la mitología grecorromana.
Su transmisión
Toda sociedad mantiene sus mitos por la circulación familiar y colectiva de éstos, pero siempre cuenta con unos individuos especialmente encargados de esta tarea. En algunos sitios son los sacerdotes; en otros, los profetas o vates; en Grecia fueron los aedos, rapsodas y poetas en general. Estos compositores se educaban en la memorización y en la composición oral; es decir, ellos no inventaban, tan sólo recogían el repertorio y lo exponían poéticamente. Por supuesto, esta relación entre la mitología y la poesía confería una gran libertad a la hora de relatar los mitos, por lo que esta peculiar forma de transmisión no podía evitar que se alterasen paulatinamente los hechos narrados. Además, había otros factores que daban lugar a la diversidad: un rapsoda podía escoger una variante local del mito para complacer a su auditorio o silenciar, en un momento dado, una parte del relato por razones morales o políticas. De todos modos, es conveniente aclarar que estas modificaciones se mantenían dentro de unos ciertos límites que intentaban no cambiar el esquema básico en el que se fundamentaba la estabilidad del repertorio mítico. La introducción del alfabeto en el siglo VIII a.C. supuso una revolución cultural inusitada que no podía dejar de afectar a la mitología. Aunque la trasmisión oral mítica no finalizaría hasta mucho más tarde, sí que anuló la palabra viva como base del recuerdo. Ya en ese mismo siglo VIII a.C., se cuenta con textos de dos de los grandes poetas de la antigüedad, Homero y Hesíodo. Lógicamente, sus obras aún mantienen huellas de la composición oral, sólo hay que observar la cantidad de frases formularias que aparecen en un poema épico como la Ilíada, pues hasta el siglo V a.C. la mentalidad griega no abandonará la cultura de la oralidad.
Su transmisión Toda sociedad mantiene sus mitos por la circulación familiar y colectiva de éstos, pero siempre cuenta con unos individuos especialmente encargados de esta tarea. En algunos sitios son los sacerdotes; en otros, los profetas o vates; en Grecia fueron los aedos, rapsodas y poetas en general. Estos compositores se educaban en la memorización y en la composición oral; es decir, ellos no inventaban, tan sólo recogían el repertorio y lo exponían poéticamente. Por supuesto, esta relación entre la mitología y la poesía confería una gran libertad a la hora de relatar los mitos, por lo que esta peculiar forma de transmisión no podía evitar que se alterasen paulatinamente los hechos narrados. Además, había otros factores que daban lugar a la diversidad: un rapsoda podía escoger una variante local del mito para complacer a su auditorio o silenciar, en un momento dado, una parte del relato por razones morales o políticas. De todos modos, es conveniente aclarar que estas modificaciones se mantenían dentro de unos ciertos límites que intentaban no cambiar el esquema básico en el que se fundamentaba la estabilidad del repertorio mítico. La introducción del alfabeto en el siglo VIII a.C. supuso una revolución cultural inusitada que no podía dejar de afectar a la mitología. Aunque la trasmisión oral mítica no finalizaría hasta mucho más tarde, sí que anuló la palabra viva como base del recuerdo. Ya en ese mismo siglo VIII a.C., se cuenta con textos de dos de los grandes poetas de la antigüedad, Homero y Hesíodo. Lógicamente, sus obras aún mantienen huellas de la composición oral, sólo hay que observar la cantidad de frases formularias que aparecen en un poema épico como la Ilíada, pues hasta el siglo V a.C. la mentalidad griega no abandonará la cultura de la oralidad.
Sistema politeísta especialmente organizado.
Los mitos grecorromanos conforman un sistema especialmente claro y ordenado respecto a otras mitologías. De este modo, un personaje mítico tiene una significación determinada no sólo por lo que su mito cuenta, sino por la referencia que tiene con otros mitos y su posición respecto a éstos. Un héroe cualquiera viene definido por sus características propias y suele tener un antagonista que las resalte; por ejemplo, frente al valiente Heracles tenemos al cobarde Euristeo. Este sistema de oposiciones está más marcado cuando se trata de los dioses. Dentro del particular politeísmo grecorromano, una divinidad estaba definida tanto por su significación abstracta, como por su contraste con otros diosas y dioses. Por ejemplo, Atenea encarna la figura de la guerrera frente a las otras diosas (Artemisa, Hera, Afrodita, etc.), pero su figura queda perfilada cuando se la enfrenta al dios de la guerra Ares; frente a éste, que representa la violencia guerrera, Atenea es la diosa de la estrategia y la astucia militar.
Sistema politeísta especialmente organizado. Los mitos grecorromanos conforman un sistema especialmente claro y ordenado respecto a otras mitologías. De este modo, un personaje mítico tiene una significación determinada no sólo por lo que su mito cuenta, sino por la referencia que tiene con otros mitos y su posición respecto a éstos. Un héroe cualquiera viene definido por sus características propias y suele tener un antagonista que las resalte; por ejemplo, frente al valiente Heracles tenemos al cobarde Euristeo. Este sistema de oposiciones está más marcado cuando se trata de los dioses. Dentro del particular politeísmo grecorromano, una divinidad estaba definida tanto por su significación abstracta, como por su contraste con otros diosas y dioses. Por ejemplo, Atenea encarna la figura de la guerrera frente a las otras diosas (Artemisa, Hera, Afrodita, etc.), pero su figura queda perfilada cuando se la enfrenta al dios de la guerra Ares; frente a éste, que representa la violencia guerrera, Atenea es la diosa de la estrategia y la astucia militar.
Frente a otras culturas, en las que las divinidades se representan con animales o alternando rasgos animales con humanos, los dioses y héroes 
grecorromanos tienen forma humana completa, aunque magnificada. Por ejemplo, las divinidades egipcias suelen ser representadas con cuerpo de persona y cabeza de animal (perro, escarabajo, etc.), mientras que las estatuas griegas de dioses siempre muestran a éstos como hombres o mujeres. Por supuesto, las deidades podían transformarse en otros seres si lo deseaban, pero su forma habitual era la humana. No faltan en la mitología grecorromana monstruos en nada parecidos físicamente al hombre; no obstante, éstos actúan y se mueven animados por impulsos como los de los humanos. Cualquier mito se presenta siempre de forma dramática y humanizada, de tal manera que los hechos narrados y las conductas adoptadas por el protagonista sean lógicas y comprensibles para los hombres.
Frente a otras culturas, en las que las divinidades se representan con animales o alternando rasgos animales con humanos, los dioses y héroes grecorromanos tienen forma humana completa, aunque magnificada. Por ejemplo, las divinidades egipcias suelen ser representadas con cuerpo de persona y cabeza de animal (perro, escarabajo, etc.), mientras que las estatuas griegas de dioses siempre muestran a éstos como hombres o mujeres. Por supuesto, las deidades podían transformarse en otros seres si lo deseaban, pero su forma habitual era la humana. No faltan en la mitología grecorromana monstruos en nada parecidos físicamente al hombre; no obstante, éstos actúan y se mueven animados por impulsos como los de los humanos. Cualquier mito se presenta siempre de forma dramática y humanizada, de tal manera que los hechos narrados y las conductas adoptadas por el protagonista sean lógicas y comprensibles para los hombres.
Fuerte antropomorfismo. 
Una de las principales funciones de los mitos es dar explicación de la naturaleza. Así, se presentan los fenómenos naturales como sucesos regidos por los dioses, cuyos designios eran comprensibles para el ser humano, aunque éstos le fueran hostiles. El hecho que permitía entender las decisiones divinas al hombre era, precisamente, la humanidad atribuida al entendimiento y voluntad de las deidades; de este modo, se tiene una visión domesticada de la naturaleza, al aparecer ésta con sentido humano y dirigida al hombre. Esta configuración humanizada de las fuerzas naturales se da en cualquier mitología, pero en la griega el antropomorfismo se encuentra especialmente marcado. Los dioses grecorromanos estaban dotados de todos los vicios y virtudes humanas, así como de sus deseos, anhelos y esperanzas. El odio, el amor, la amistad, la envidia, la compasión, etc., son sentimientos de los que las divinidades no carecían; por ello, aunque en ciertos momentos actuaran injustamente, los hombres entendían sus decisiones, ya que eran motivadas por causas que no les eran ajenas
Fuerte antropomorfismo. Una de las principales funciones de los mitos es dar explicación de la naturaleza. Así, se presentan los fenómenos naturales como sucesos regidos por los dioses, cuyos designios eran comprensibles para el ser humano, aunque éstos le fueran hostiles. El hecho que permitía entender las decisiones divinas al hombre era, precisamente, la humanidad atribuida al entendimiento y voluntad de las deidades; de este modo, se tiene una visión domesticada de la naturaleza, al aparecer ésta con sentido humano y dirigida al hombre. Esta configuración humanizada de las fuerzas naturales se da en cualquier mitología, pero en la griega el antropomorfismo se encuentra especialmente marcado. Los dioses grecorromanos estaban dotados de todos los vicios y virtudes humanas, así como de sus deseos, anhelos y esperanzas. El odio, el amor, la amistad, la envidia, la compasión, etc., son sentimientos de los que las divinidades no carecían; por ello, aunque en ciertos momentos actuaran injustamente, los hombres entendían sus decisiones, ya que eran motivadas por causas que no les eran ajenas
Se han elaborado distintas hipótesis que pretenden esclarecer la procedencia de las divinidades y cómo se ligaron unas con otras; entre ellas destacó, debido a su éxito inicial, la teoría de Robert Graves y sus seguidores. Este autor creía que existían unas grandes diosas originarias mediterráneas, que fueron desplazadas por los dioses masculinos indoeuropeos; no obstante, hoy en día, se han desestimado estas especulaciones por considerarse improbables y, lo que es más importante, indemostrables. Los orígenes indoeuropeos de gran parte de los dioses es, por el contrario, algo innegable. No sólo hay determinados rasgos de la cultura indoeuropea que conforman claramente la mitología grecorromana, sino que la etimología de muchos de los nombres de las divinidades lleva también a esta cultura. Según el comparatista francés Georges Dumézil, en la mitología de los antiguos indoeuropeos, los dioses estaban divididos en tres categorías que correspondían a un sector bien determinado de la vida. La primera función era la de la soberanía, la segunda la de la guerra y la tercera la de la 
producción y reproducción; probablemente esta visión tripartita correspondiera a una división de la sociedad en tres castas diferenciadas. La organización social no subsistió en la Grecia y la Roma antiguas; sin embargo, la mitología grecorromana conservó algunos vestigios de esta concepción trifuncional. En la oposición que se da entre Hera, representante de la soberanía por ser esposa de Zeus; Atenea, la diosa guerrera, y Afrodita, que asume la función productiva (reproductiva), se aprecia un buen ejemplo de esto. En general, se puede decir que la trifuncionalidad en un mito es indicativo de su origen indoeuropeo.
Se han elaborado distintas hipótesis que pretenden esclarecer la procedencia de las divinidades y cómo se ligaron unas con otras; entre ellas destacó, debido a su éxito inicial, la teoría de Robert Graves y sus seguidores. Este autor creía que existían unas grandes diosas originarias mediterráneas, que fueron desplazadas por los dioses masculinos indoeuropeos; no obstante, hoy en día, se han desestimado estas especulaciones por considerarse improbables y, lo que es más importante, indemostrables. Los orígenes indoeuropeos de gran parte de los dioses es, por el contrario, algo innegable. No sólo hay determinados rasgos de la cultura indoeuropea que conforman claramente la mitología grecorromana, sino que la etimología de muchos de los nombres de las divinidades lleva también a esta cultura. Según el comparatista francés Georges Dumézil, en la mitología de los antiguos indoeuropeos, los dioses estaban divididos en tres categorías que correspondían a un sector bien determinado de la vida. La primera función era la de la soberanía, la segunda la de la guerra y la tercera la de la producción y reproducción; probablemente esta visión tripartita correspondiera a una división de la sociedad en tres castas diferenciadas. La organización social no subsistió en la Grecia y la Roma antiguas; sin embargo, la mitología grecorromana conservó algunos vestigios de esta concepción trifuncional. En la oposición que se da entre Hera, representante de la soberanía por ser esposa de Zeus; Atenea, la diosa guerrera, y Afrodita, que asume la función productiva (reproductiva), se aprecia un buen ejemplo de esto. En general, se puede decir que la trifuncionalidad en un mito es indicativo de su origen indoeuropeo.
Origen de la mitología grecorromana
La mitología griega, tal y como hoy se conoce, es una fusión de la indoeuropea, traída por los invasores griegos, y la religión mediterránea de los antiguos pobladores de la península y de las islas del Egeo. Además, desde el principio, el sistema politeísta estuvo abierto a influencias como la de la cultura oriental y la egipcia, lo que provocó que hubiera mitos discordantes atribuidos a una misma divinidad. Las tablillas micénicas, escritas con el sistema del silabario lineal B, muestran los nombres de los dioses que recibían culto en los palacios de Cnosos (Creta) y en Pilo (Peloponeso). Éstos coinciden, en gran medida, con los de los olímpicos Zeus, Poseidón, Hera, Atenea, Artemis, Hefesto, Ares y Dionisio; sin embargo, aparte de nombrarlos y dar unos escasos rasgos sobre los cultos locales, no proporcionan más datos, lo que no permite asociarlos a los mitos que actualmente se conservan. La falta de textos anteriores a los de Homero y Hesíodo hacen que no se pueda ir más allá de este origen, aunque los estudios comparatistas permitan identificar en ciertos casos si se trata de mitos indoeuropeos o de otras culturas.
Origen de la mitología grecorromana La mitología griega, tal y como hoy se conoce, es una fusión de la indoeuropea, traída por los invasores griegos, y la religión mediterránea de los antiguos pobladores de la península y de las islas del Egeo. Además, desde el principio, el sistema politeísta estuvo abierto a influencias como la de la cultura oriental y la egipcia, lo que provocó que hubiera mitos discordantes atribuidos a una misma divinidad. Las tablillas micénicas, escritas con el sistema del silabario lineal B, muestran los nombres de los dioses que recibían culto en los palacios de Cnosos (Creta) y en Pilo (Peloponeso). Éstos coinciden, en gran medida, con los de los olímpicos Zeus, Poseidón, Hera, Atenea, Artemis, Hefesto, Ares y Dionisio; sin embargo, aparte de nombrarlos y dar unos escasos rasgos sobre los cultos locales, no proporcionan más datos, lo que no permite asociarlos a los mitos que actualmente se conservan. La falta de textos anteriores a los de Homero y Hesíodo hacen que no se pueda ir más allá de este origen, aunque los estudios comparatistas permitan identificar en ciertos casos si se trata de mitos indoeuropeos o de otras culturas.
Mitología grecorromana
Se llama mitología grecorromana al conjunto de mitos y leyendas que los antiguos habitantes de Grecia y el Imperio Romano tenían para explicar el universo y el origen de los seres que lo habitaban. Se tiende a unificar la 
mitología romana y griega porque las diferencias que se pueden establecer entre una y otra se reducen, básicamente, al distinto nombre que recibe cada uno de los dioses. A pesar de que Grecia acabó siendo conquistada por Roma, se suele hablar de una colonización griega sobre la cultura latina, lo que incluía también el ámbito de lo religioso; además, hay que tener en cuenta que ambas partían de un tronco común cultural y lingüístico como era el indoeuropeo, por lo que el pilar fundamental, el panteón olímpico, era el mismo. De este modo, se puede hablar de la mitología romana como continuadora de la griega.
Mitología grecorromana Se llama mitología grecorromana al conjunto de mitos y leyendas que los antiguos habitantes de Grecia y el Imperio Romano tenían para explicar el universo y el origen de los seres que lo habitaban. Se tiende a unificar la mitología romana y griega porque las diferencias que se pueden establecer entre una y otra se reducen, básicamente, al distinto nombre que recibe cada uno de los dioses. A pesar de que Grecia acabó siendo conquistada por Roma, se suele hablar de una colonización griega sobre la cultura latina, lo que incluía también el ámbito de lo religioso; además, hay que tener en cuenta que ambas partían de un tronco común cultural y lingüístico como era el indoeuropeo, por lo que el pilar fundamental, el panteón olímpico, era el mismo. De este modo, se puede hablar de la mitología romana como continuadora de la griega.
No esperes tenerlo todo para disfrutar de la vida, ya tienes la vida para disfrutar de  todo☄
___________________
Foto tomada en Málaga, Andalucía, España ❤💛❤
___________________
Feliz tarde ☄
Bonne soirée 🌟
Buona serata☄
Good evening 🌟
____________________
#málaga #andalucía #españa #alcazaba #asi_es_españa
#asi_es_malaga #asiesandalucia #andaluciavivela 
#total_españa #total_spain #total_andalucia #spain_in_bl #total_malaga #spain_ig #ok_andalucia #ok_spain #ok_málaga #españapreciosa #asi_es_todo #
#love_spain #love_malaga #lugarespreciosos #lugares.spain 
#vistaspreciosas
#visitamalaga 
#misegundatierra 
#francesitaespañola
No esperes tenerlo todo para disfrutar de la vida, ya tienes la vida para disfrutar de todo☄ ___________________ Foto tomada en Málaga, Andalucía, España ❤💛❤ ___________________ Feliz tarde ☄ Bonne soirée 🌟 Buona serata☄ Good evening 🌟 ____________________ #málaga  #andalucía  #españa  #alcazaba  #asi_es_españa  #asi_es_malaga  #asiesandalucia  #andaluciavivela  #total_españa  #total_spain  #total_andalucia  #spain_in_bl  #total_malaga  #spain_ig  #ok_andalucia  #ok_spain  #ok_málaga  #españapreciosa  #asi_es_todo  # #love_spain  #love_malaga  #lugarespreciosos  #lugares .spain #vistaspreciosas  #visitamalaga  #misegundatierra  #francesitaespañola 
En cuanto a otros aspectos materiales y más concretos de los concursos trágicos hay que señalar que los certámenes tenían lugar durante la celebración de las fiestas religiosas llamadas Grandes Dionisias Urbanas, en el mes 'elafebolión', nuestro marzo, cuando el rigor del invierno había pasado y la calma volvía a los mares. La sesión de teatro era larga, una jornada completa, pues incluía la representación de tres tragedias seguidas de un drama satírico, pieza ésta de contenido mucho más liviano y alegre. El decorado era sin duda austero, la utilización de efectos especiales muy escasa, reducida a una elemental tramoya o grúa y artefactos (mechane y ekkuklema). De hecho no puede hablarse de teatros estables ni de construcciones de piedra hasta bien pasada la época clásica. Grandes autores como Esquilo, Sófocles, y aun el propio Eurípides debieron de ver representadas sus inmortales obras sobre tinglados y escenarios móviles. Sólo a partir de la época helenística se empezaron a construir los impresionantes teatros que se pueden hoy día contemplar (en la Acrópolis, en Epidauro, etc.). La asistencia a los festivales de teatro estaba reservada a los hombres, al menos hasta época helenística. El aforo oscilaba, y las fuentes antiguas hablan de un máximo de hasta 12.000 a 15.000 espectadores. En Atenas, el estado sufragaba mediante el llamado teórico, 'fondo de espectáculos' la entrada a los ciudadanos. Según la tradición fue Pericles quien fijó dicha cantidad en dos óbolos, aunque a raíz del empobrecimiento de las arcas ciudadanas tras la derrota de la Guerra del Peloponeso (año 403), hubo que suprimirlo temporalmente, para luego rebajarlo a un óbolo. En cambio los gastos de la representación, la preparación de los ensayos, etc., corría a cargo de los ciudadanos acaudalados que contribuían mediante un impuesto denominado 'liturgia', bajo la supervisión del arconte epónimo (que daba nombre al año). Los festivales se celebraban en forma de competición o concurso desde los antiguos tiempos del tirano Pisístrato.
En cuanto a otros aspectos materiales y más concretos de los concursos trágicos hay que señalar que los certámenes tenían lugar durante la celebración de las fiestas religiosas llamadas Grandes Dionisias Urbanas, en el mes 'elafebolión', nuestro marzo, cuando el rigor del invierno había pasado y la calma volvía a los mares. La sesión de teatro era larga, una jornada completa, pues incluía la representación de tres tragedias seguidas de un drama satírico, pieza ésta de contenido mucho más liviano y alegre. El decorado era sin duda austero, la utilización de efectos especiales muy escasa, reducida a una elemental tramoya o grúa y artefactos (mechane y ekkuklema). De hecho no puede hablarse de teatros estables ni de construcciones de piedra hasta bien pasada la época clásica. Grandes autores como Esquilo, Sófocles, y aun el propio Eurípides debieron de ver representadas sus inmortales obras sobre tinglados y escenarios móviles. Sólo a partir de la época helenística se empezaron a construir los impresionantes teatros que se pueden hoy día contemplar (en la Acrópolis, en Epidauro, etc.). La asistencia a los festivales de teatro estaba reservada a los hombres, al menos hasta época helenística. El aforo oscilaba, y las fuentes antiguas hablan de un máximo de hasta 12.000 a 15.000 espectadores. En Atenas, el estado sufragaba mediante el llamado teórico, 'fondo de espectáculos' la entrada a los ciudadanos. Según la tradición fue Pericles quien fijó dicha cantidad en dos óbolos, aunque a raíz del empobrecimiento de las arcas ciudadanas tras la derrota de la Guerra del Peloponeso (año 403), hubo que suprimirlo temporalmente, para luego rebajarlo a un óbolo. En cambio los gastos de la representación, la preparación de los ensayos, etc., corría a cargo de los ciudadanos acaudalados que contribuían mediante un impuesto denominado 'liturgia', bajo la supervisión del arconte epónimo (que daba nombre al año). Los festivales se celebraban en forma de competición o concurso desde los antiguos tiempos del tirano Pisístrato.
Desde el punto de vista de la forma, una tragedia griega consta de una parte recitada, es decir, los diálogos que mantienen los actores en un tipo de verso que se llama trímetro yámbico (È–È– es un yambo) y de una parte cantada normalmente por el coro, de más alto nivel poético y en un lenguaje más elevado. Estas partes corales se conocen también con el nombre de pasajes líricos, y se estructuran basándose en una correspondencia de estrofa y antístrofa. A diferencia de lo que sucede en el recitado, 
en los coros el poeta utiliza una notable diversidad de ritmos, artísticamente 
dispuestos, aunque los aspectos métricos del refinamiento de los pasajes líricos resultan imposibles de percibir en una traducción. Habitualmente una tragedia se abre con un prólogo, donde se anuncian los precedentes del argumento de la pieza que se va a leer o ver. A continuación suele aparecer la párodo, que es el momento en que entra el coro, bailando y cantando, hasta ocupar su provisional espacio en la orquestra. Los coros estaban formados por doce o quince miembros. Acto seguido vuelven a intervenir los actores (dialogando, utilizando la forma de recitado) para hacer avanzar progresivamente la acción del drama. Son los llamados episodios. Se ha de recordar que en época clásica el número máximo de actores que podían intervenir en la escena era de tres, y siempre varones y ciudadanos atenienses, denominados 'protagonista', 'deuteragonista' y 'tritagonista'. Naturalmente podían representar caracteres femeninos y algunos de ellos se veían obligados a desempeñar el papel de más de un personaje. A su vez entre los diversos episodios se iban intercalando nuevas intervenciones del coro, cantando y bailando in situ, sobre sus propios pasos. Estas actuaciones corales reciben el nombre de estásimos y presentan nuevamente las secuencias de estrofa más antístrofa, a las que ocasionalmente se les suma un estribillo o epodo. Así se plantea, se desarrolla y se resuelve la acción dramática, hasta que ya finalmente el coro empieza a abandonar la orquestra, salida solemne que ejecuta también cantando y bailando. Es la parte denominada éxodo. Esta estructura aquí elementalmente expuesta puede complicar
Desde el punto de vista de la forma, una tragedia griega consta de una parte recitada, es decir, los diálogos que mantienen los actores en un tipo de verso que se llama trímetro yámbico (È–È– es un yambo) y de una parte cantada normalmente por el coro, de más alto nivel poético y en un lenguaje más elevado. Estas partes corales se conocen también con el nombre de pasajes líricos, y se estructuran basándose en una correspondencia de estrofa y antístrofa. A diferencia de lo que sucede en el recitado, en los coros el poeta utiliza una notable diversidad de ritmos, artísticamente dispuestos, aunque los aspectos métricos del refinamiento de los pasajes líricos resultan imposibles de percibir en una traducción. Habitualmente una tragedia se abre con un prólogo, donde se anuncian los precedentes del argumento de la pieza que se va a leer o ver. A continuación suele aparecer la párodo, que es el momento en que entra el coro, bailando y cantando, hasta ocupar su provisional espacio en la orquestra. Los coros estaban formados por doce o quince miembros. Acto seguido vuelven a intervenir los actores (dialogando, utilizando la forma de recitado) para hacer avanzar progresivamente la acción del drama. Son los llamados episodios. Se ha de recordar que en época clásica el número máximo de actores que podían intervenir en la escena era de tres, y siempre varones y ciudadanos atenienses, denominados 'protagonista', 'deuteragonista' y 'tritagonista'. Naturalmente podían representar caracteres femeninos y algunos de ellos se veían obligados a desempeñar el papel de más de un personaje. A su vez entre los diversos episodios se iban intercalando nuevas intervenciones del coro, cantando y bailando in situ, sobre sus propios pasos. Estas actuaciones corales reciben el nombre de estásimos y presentan nuevamente las secuencias de estrofa más antístrofa, a las que ocasionalmente se les suma un estribillo o epodo. Así se plantea, se desarrolla y se resuelve la acción dramática, hasta que ya finalmente el coro empieza a abandonar la orquestra, salida solemne que ejecuta también cantando y bailando. Es la parte denominada éxodo. Esta estructura aquí elementalmente expuesta puede complicar
Se postulan diversas teorías respecto al origen del teatro. Algunos estudiosos han querido encontrar los precedentes del antiguo drama en las lamentaciones funerarias, trenódicas, que tenían lugar cuando moría un héroe, celebradas en torno a su tumba. En el transcurso de dichas celebraciones se representaban miméticamente algunas de las principales gestas de dicho héroe, o alguna de sus hazañas más famosas. En cambio, según otros, los orígenes del drama hay que buscarlos en un cierto tipo de cantos jocosos de campesinos, que se hicieron seguir también de un elemento mimético y de emulación. Hay incluso quienes acuden al testimonio del propio Aristóteles para propugnar la idea de que la tragedia derivaría de antiguos cantos en honor del dios Dioniso conocidos bajo el nombre de ditirambos. Lo cierto es que la crítica no es unánime a la hora de afirmar un origen común para la tragedia y para la comedia antiguas. 
a) la tragedia. En cuanto al contenido ya hemos adelantado que tiene que ver normalmente con el planteamiento de una situación problemática vivida por alguno de los héroes del mito, unido a la nobleza del argumento y a una cierta solemnidad de la acción, que suelen estar vinculados bien al ciclo de lo sucedido en Troya (el final trágico que aguardará al rey de Micenas, Agamenón; el fatídico destino de la anciana reina Hécuba) o lo que acaeció en Tebas (la infausta figura del infeliz Edipo, el trágico final de Antígona, el funesto desenlace de los Siete contra Tebas, etc.). Otro núcleo temático suele ser el del castigo de la desmesura o la insolencia (hybris) del hombre que pretende igualar o superar a los dioses, y el valor ejemplarizante de dicha medida. Desde antiguo subyace, pues, en el teatro una función educadora y liberadora (catártica) sobre el espectador. Rara vez, en cambio, tiene el argumento que ver con la religión, si se exceptúa el singular caso de la obra de Eurípides Las bacantes.
Se postulan diversas teorías respecto al origen del teatro. Algunos estudiosos han querido encontrar los precedentes del antiguo drama en las lamentaciones funerarias, trenódicas, que tenían lugar cuando moría un héroe, celebradas en torno a su tumba. En el transcurso de dichas celebraciones se representaban miméticamente algunas de las principales gestas de dicho héroe, o alguna de sus hazañas más famosas. En cambio, según otros, los orígenes del drama hay que buscarlos en un cierto tipo de cantos jocosos de campesinos, que se hicieron seguir también de un elemento mimético y de emulación. Hay incluso quienes acuden al testimonio del propio Aristóteles para propugnar la idea de que la tragedia derivaría de antiguos cantos en honor del dios Dioniso conocidos bajo el nombre de ditirambos. Lo cierto es que la crítica no es unánime a la hora de afirmar un origen común para la tragedia y para la comedia antiguas. a) la tragedia. En cuanto al contenido ya hemos adelantado que tiene que ver normalmente con el planteamiento de una situación problemática vivida por alguno de los héroes del mito, unido a la nobleza del argumento y a una cierta solemnidad de la acción, que suelen estar vinculados bien al ciclo de lo sucedido en Troya (el final trágico que aguardará al rey de Micenas, Agamenón; el fatídico destino de la anciana reina Hécuba) o lo que acaeció en Tebas (la infausta figura del infeliz Edipo, el trágico final de Antígona, el funesto desenlace de los Siete contra Tebas, etc.). Otro núcleo temático suele ser el del castigo de la desmesura o la insolencia (hybris) del hombre que pretende igualar o superar a los dioses, y el valor ejemplarizante de dicha medida. Desde antiguo subyace, pues, en el teatro una función educadora y liberadora (catártica) sobre el espectador. Rara vez, en cambio, tiene el argumento que ver con la religión, si se exceptúa el singular caso de la obra de Eurípides Las bacantes.
El teatro
El drama es un género que se circunscribió históricamente casi por completo a la Atenas democrática del s. V. Puede decirse que su esplendor 
coincidió con los momentos en que la vida de la ciudad alcanzó su mayor desarrollo. En cualquier caso se puede afirmar que estamos ante un nuevo género. Se trata ahora de dramatizar, de representar mediante recursos miméticos el planteamiento de una situación problemática que afecta a algún personaje noble de la antigua saga épica. La tragedia griega refleja a menudo el sufrimiento del protagonista, un sufrimiento violento, que se representa en la escena como un dolor personal, existencialmente intransferible, aunque sí sea dramáticamente trasladable a los espectadores. La comunicación que se establece durante la representación de una tragedia hará que el auditorio se sobrecoja ante lo que ve en escena. Por otra parte, la tragedia antigua está muy enraizada en el mito, y no sólo como recurso para sus temas o motivos, sino por la riqueza simbólica que los antiguos conjuntos míticos poseen. La comedia va a desarrollarse en otras claves, por supuesto, más atenta a la cotidianidad de la vida de la ciudad, a sus alegrías y miserias concretas. Aunque el teatro va a depender incluso en lo formal de los dos géneros anteriormente vistos (de los mitos y personajes del ciclo épico troyano o tebano para sus argumentos, y de la herencia de los coros de la lírica para los polirrítmicos cantos de la tragedia) las nuevas creaciones dramáticas van a necesitar de unas técnicas de representación más complejas: unos actores, un coro, el escenario de un teatro, etc.
El teatro El drama es un género que se circunscribió históricamente casi por completo a la Atenas democrática del s. V. Puede decirse que su esplendor coincidió con los momentos en que la vida de la ciudad alcanzó su mayor desarrollo. En cualquier caso se puede afirmar que estamos ante un nuevo género. Se trata ahora de dramatizar, de representar mediante recursos miméticos el planteamiento de una situación problemática que afecta a algún personaje noble de la antigua saga épica. La tragedia griega refleja a menudo el sufrimiento del protagonista, un sufrimiento violento, que se representa en la escena como un dolor personal, existencialmente intransferible, aunque sí sea dramáticamente trasladable a los espectadores. La comunicación que se establece durante la representación de una tragedia hará que el auditorio se sobrecoja ante lo que ve en escena. Por otra parte, la tragedia antigua está muy enraizada en el mito, y no sólo como recurso para sus temas o motivos, sino por la riqueza simbólica que los antiguos conjuntos míticos poseen. La comedia va a desarrollarse en otras claves, por supuesto, más atenta a la cotidianidad de la vida de la ciudad, a sus alegrías y miserias concretas. Aunque el teatro va a depender incluso en lo formal de los dos géneros anteriormente vistos (de los mitos y personajes del ciclo épico troyano o tebano para sus argumentos, y de la herencia de los coros de la lírica para los polirrítmicos cantos de la tragedia) las nuevas creaciones dramáticas van a necesitar de unas técnicas de representación más complejas: unos actores, un coro, el escenario de un teatro, etc.
#ThereIsLifeAfterZara 😉
(Más abajo en español)
.
We all love Zara but wearing something different and original every now and then never hurt anyone, did it?
At @eldesvandelulu you can find everything for a colorful, cool wardrobe with its two shops in the city center full of Spanish clothes and accessories fashion brands 💃🏽
.
1. Fernández González Street.
-
2. On the corner of Ballesteros and Andrés Pérez Street.
.
.
.
#HayVidaDespuesDeZara
A todos nos encanta Zara pero ponerse algo diferente y original no le hace daño a nadie, no?
En @eldesvandelulu puedes encontrar de todo para un armario chulo y colorido con sus dos tienes llenas de ropa y accesorios de marcas españolas 💃🏽
.
1. C/ Fernán González 1
-
2. Esquina de C/ Ballesteros y C/ Andrés Pérez
#ThereIsLifeAfterZara  😉 (Más abajo en español) . We all love Zara but wearing something different and original every now and then never hurt anyone, did it? At @eldesvandelulu you can find everything for a colorful, cool wardrobe with its two shops in the city center full of Spanish clothes and accessories fashion brands 💃🏽 . 1. Fernández González Street. - 2. On the corner of Ballesteros and Andrés Pérez Street. . . . #HayVidaDespuesDeZara  A todos nos encanta Zara pero ponerse algo diferente y original no le hace daño a nadie, no? En @eldesvandelulu puedes encontrar de todo para un armario chulo y colorido con sus dos tienes llenas de ropa y accesorios de marcas españolas 💃🏽 . 1. C/ Fernán González 1 - 2. Esquina de C/ Ballesteros y C/ Andrés Pérez
Muy singular personaje fue Pitágoras, cuya vida y obra se vieron envueltas en leyendas y anécdotas innúmeras. De hecho parece que ni siquiera escribió nada, aunque los seguidores de su secta le atribuyeron infinitas teorías. Destacan sus creencias en la inmortalidad y la transmigración de las almas; el alma está prisionera en el cuerpo y su tendencia es liberarse de estas ataduras para unirse al alma de la divinidad, aunque antes debe purificarse mediante la observancia de los preceptos de Pitágoras. Algunos de ellos son cuando menos herméticos y oraculares: "Hay que abstenerse de comer habas"; "no hay que orinar orientados hacia el sol"; "no hay que atizar el fuego con el hierro". Pero hay otro método más directo para lograr la purificación, que es aprender las enseñanzas (mathémata) secretas que sustentan la estructura del mundo. Finalmente, también destacó por sus preocupaciones musicales, vinculadas al estudio de los números y su simbolismo, hasta el extremo de concretar que el número diez es el número sagrado, por el que los pitagóricos juraban. El famoso teorema matemático 'de Pitágoras' se encontraba en cambio ya en textos babilónicos de casi mil años más antiguos. Finalmente Parménides se ocupó durante algún tiempo en comprender las diferencias lingüísticas que hay entre el uso predicativo del verbo 'ser' y su uso existencial 'existir, haber'. No encontrando salida a su atolladero, se vio impelido a negar la multiplicidad y el cambio, y por consiguiente el movimiento. Sólo existe una única realidad que podamos captar racionalmente. El germen de esta discusión ha tenido un desarrollo largo y fructífero en el pensamiento occidental. El mismo Platón y Aristóteles, por atenernos sólo a los antiguos, se ocuparon en desarrollar estas ideas seminales.
Muy singular personaje fue Pitágoras, cuya vida y obra se vieron envueltas en leyendas y anécdotas innúmeras. De hecho parece que ni siquiera escribió nada, aunque los seguidores de su secta le atribuyeron infinitas teorías. Destacan sus creencias en la inmortalidad y la transmigración de las almas; el alma está prisionera en el cuerpo y su tendencia es liberarse de estas ataduras para unirse al alma de la divinidad, aunque antes debe purificarse mediante la observancia de los preceptos de Pitágoras. Algunos de ellos son cuando menos herméticos y oraculares: "Hay que abstenerse de comer habas"; "no hay que orinar orientados hacia el sol"; "no hay que atizar el fuego con el hierro". Pero hay otro método más directo para lograr la purificación, que es aprender las enseñanzas (mathémata) secretas que sustentan la estructura del mundo. Finalmente, también destacó por sus preocupaciones musicales, vinculadas al estudio de los números y su simbolismo, hasta el extremo de concretar que el número diez es el número sagrado, por el que los pitagóricos juraban. El famoso teorema matemático 'de Pitágoras' se encontraba en cambio ya en textos babilónicos de casi mil años más antiguos. Finalmente Parménides se ocupó durante algún tiempo en comprender las diferencias lingüísticas que hay entre el uso predicativo del verbo 'ser' y su uso existencial 'existir, haber'. No encontrando salida a su atolladero, se vio impelido a negar la multiplicidad y el cambio, y por consiguiente el movimiento. Sólo existe una única realidad que podamos captar racionalmente. El germen de esta discusión ha tenido un desarrollo largo y fructífero en el pensamiento occidental. El mismo Platón y Aristóteles, por atenernos sólo a los antiguos, se ocuparon en desarrollar estas ideas seminales.
También se interesaron por la cartografía y confección de mapas en los que reflejar mares y tierras, como fue el caso de Anaximandro, quien sostendría que el principio del que todo lo material surge es un elemento indeterminado, el ápeiron, del que por un juego de equilibrios y tensiones de contrarios se han generado lo frío y lo caliente, lo pesado y lo ligero, el aire y la tierra, etc. Ingenuidad y espíritu crítico son precisamente los dos polos sobre los que giran, en definitiva, las reflexiones de estos presocráticos. Hay que citar, finalmente, algunas frases emblemáticas, que tanta tinta han hecho fluir posteriormente, y en las que bajo una forma enigmática se atisban destellos de estas grandes inteligencias. A Hecateo se atribuye un fragmento que dice: "El aprender muchas cosas sueltas no proporciona sabiduría"; o "la guerra es el padre y rey de todas las cosas"; "este mundo, el mismo para todos, ninguno de los dioses ni de los hombres lo ha hecho, sino que siempre existió, existe y existirá como fuego siemprevivo, que conforme a medida se enciende y se apaga conforme a medida"; o aquella otra frase que le hizo granjearse el epíteto de 'Heráclito el oscuro': "el señor cuyo oráculo está en Delfos no dice ni oculta nada, sólo indica por medio de signos".
También se interesaron por la cartografía y confección de mapas en los que reflejar mares y tierras, como fue el caso de Anaximandro, quien sostendría que el principio del que todo lo material surge es un elemento indeterminado, el ápeiron, del que por un juego de equilibrios y tensiones de contrarios se han generado lo frío y lo caliente, lo pesado y lo ligero, el aire y la tierra, etc. Ingenuidad y espíritu crítico son precisamente los dos polos sobre los que giran, en definitiva, las reflexiones de estos presocráticos. Hay que citar, finalmente, algunas frases emblemáticas, que tanta tinta han hecho fluir posteriormente, y en las que bajo una forma enigmática se atisban destellos de estas grandes inteligencias. A Hecateo se atribuye un fragmento que dice: "El aprender muchas cosas sueltas no proporciona sabiduría"; o "la guerra es el padre y rey de todas las cosas"; "este mundo, el mismo para todos, ninguno de los dioses ni de los hombres lo ha hecho, sino que siempre existió, existe y existirá como fuego siemprevivo, que conforme a medida se enciende y se apaga conforme a medida"; o aquella otra frase que le hizo granjearse el epíteto de 'Heráclito el oscuro': "el señor cuyo oráculo está en Delfos no dice ni oculta nada, sólo indica por medio de signos".
Los presocráticos 
Reunidos convencionalmente bajo esta denominación los pensadores que vivieron antes de Sócrates (469-399), lo que a todos ellos verdaderamente les une es su común interés por alumbrar un método racional para intentar explicar y comprender el mundo. Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito, Pitágoras, Anaxágoras, Parménides, Zenón y Demócrito son en orden cronológico sus principales representantes. En su mayor parte eran oriundos de la región de Jonia y fueron los auténticos 'maestros de verdad' en el ámbito de la especulación cosmológica, científica y filosófica. Ni las ciencias ni los saberes estaban aún fragmentados, de ahí que bajo todos ellos fluye el interés por dotar al incipiente quehacer científico del instrumento conceptual y lingüístico mínimo que les permitiera expresar sus nuevas ideas. Así se acuñan o adquieren nuevas significaciones términos como los de sophía, gnóme, historía, máthema, epistéme y otros tantos. Una tarea fundamental de los presocráticos fue, pues, establecer los nexos lingüísticos entre pensamiento y expresión. Se atribuyen a Tales algunos hechos espectaculares. Supo predecir un eclipse de sol e intentó dar una explicación racional (aunque incorrecta) y no mítica de las crecidas del Nilo. No menos importantes fueron sus elucubraciones matemáticas, como su propuesta de demostrar que el diámetro divide al círculo en dos mitades iguales; que los ángulos de un triángulo equilátero son iguales, etc. En el ámbito de sus preocupaciones cosmogónicas destacó su tesis de que todos los seres se generan en el agua o en un ambiente húmedo. Es probable que algunas de estas ideas sean herencia de otras culturas orientales, pero lo singular de Tales fue su esfuerzo por encontrar una explicación o demostración racional a las mismas.
Los presocráticos Reunidos convencionalmente bajo esta denominación los pensadores que vivieron antes de Sócrates (469-399), lo que a todos ellos verdaderamente les une es su común interés por alumbrar un método racional para intentar explicar y comprender el mundo. Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito, Pitágoras, Anaxágoras, Parménides, Zenón y Demócrito son en orden cronológico sus principales representantes. En su mayor parte eran oriundos de la región de Jonia y fueron los auténticos 'maestros de verdad' en el ámbito de la especulación cosmológica, científica y filosófica. Ni las ciencias ni los saberes estaban aún fragmentados, de ahí que bajo todos ellos fluye el interés por dotar al incipiente quehacer científico del instrumento conceptual y lingüístico mínimo que les permitiera expresar sus nuevas ideas. Así se acuñan o adquieren nuevas significaciones términos como los de sophía, gnóme, historía, máthema, epistéme y otros tantos. Una tarea fundamental de los presocráticos fue, pues, establecer los nexos lingüísticos entre pensamiento y expresión. Se atribuyen a Tales algunos hechos espectaculares. Supo predecir un eclipse de sol e intentó dar una explicación racional (aunque incorrecta) y no mítica de las crecidas del Nilo. No menos importantes fueron sus elucubraciones matemáticas, como su propuesta de demostrar que el diámetro divide al círculo en dos mitades iguales; que los ángulos de un triángulo equilátero son iguales, etc. En el ámbito de sus preocupaciones cosmogónicas destacó su tesis de que todos los seres se generan en el agua o en un ambiente húmedo. Es probable que algunas de estas ideas sean herencia de otras culturas orientales, pero lo singular de Tales fue su esfuerzo por encontrar una explicación o demostración racional a las mismas.
¡Muchas gracias Málaga!
¡Muchas gracias Málaga!
En otros fragmentos reaparece el tema in vino veritas o lo efímero de la juventud. Bajo el nombre de Anacreonte se han transmitido además de sus obras un conjunto de poesías denominado Anacreónticas, algunas de las cuales fueron compuestas varios siglos después de la muerte del poeta. Junto al tema del carpe diem, está el de los placeres del vino, la queja ante la vejez, el miedo ante la muerte y el amargo camino de bajada al Hades. Bajo la rúbrica de lírica coral destacan el poeta Alcmán de Esparta, autor de un bellísimo Partenio o canto de un coro de muchachas. Estesícoro, poeta del que los nuevos hallazgos papiráceos están permitiendo reconstruir algunas de sus obras, tuvo que retractarse en su famosa Palinodia de Helena. Es también uno de los primeros autores que habla de la península ibérica en la antigüedad. Con Íbico de Regio nuevamente reaparece el tema del paso del tiempo y la fuerza del amor, y con Simónides se recuerda que la virtud también conoce sus límites. Pero de este grupo de líricos corales sobresalen Baquílides y sobre todo Píndaro de Tebas (522-448). Autor de múltiples composiciones (epinicios) en honor de los vencedores de los Juegos, la tradición ha conservado cuatro colecciones: Olímpicas, Píticas, Ístmicas y Nemeas (sedes de los grandes lugares de culto y de juegos). La de Píndaro es una poesía aristocrática y de encargo, escrita para ensalzar la victoria del ganador, su familia y su patria, todo ello mezclado con alusiones al mito y las sentencias gnómicas que ennoblecen aún más las hazañas del vencedor. La inspiración poética procede de las Musas, y la fama del vencedor es redoblada por el canto del poeta. Formalmente son composiciones ampulosas, en unidades triádicas de estrofa, antístrofa y epodo, a veces repetidos, compuestas en metros líricos complejos: eólicos, dáctilo-epítritos, etc. El vigor de sus metáforas, el brillo y la luminosidad de sus adjetivos dotan a la poesía de Píndaro de una rara elegancia, no exenta de dificultad, que alcanza las cimas de la lírica antigua.
En otros fragmentos reaparece el tema in vino veritas o lo efímero de la juventud. Bajo el nombre de Anacreonte se han transmitido además de sus obras un conjunto de poesías denominado Anacreónticas, algunas de las cuales fueron compuestas varios siglos después de la muerte del poeta. Junto al tema del carpe diem, está el de los placeres del vino, la queja ante la vejez, el miedo ante la muerte y el amargo camino de bajada al Hades. Bajo la rúbrica de lírica coral destacan el poeta Alcmán de Esparta, autor de un bellísimo Partenio o canto de un coro de muchachas. Estesícoro, poeta del que los nuevos hallazgos papiráceos están permitiendo reconstruir algunas de sus obras, tuvo que retractarse en su famosa Palinodia de Helena. Es también uno de los primeros autores que habla de la península ibérica en la antigüedad. Con Íbico de Regio nuevamente reaparece el tema del paso del tiempo y la fuerza del amor, y con Simónides se recuerda que la virtud también conoce sus límites. Pero de este grupo de líricos corales sobresalen Baquílides y sobre todo Píndaro de Tebas (522-448). Autor de múltiples composiciones (epinicios) en honor de los vencedores de los Juegos, la tradición ha conservado cuatro colecciones: Olímpicas, Píticas, Ístmicas y Nemeas (sedes de los grandes lugares de culto y de juegos). La de Píndaro es una poesía aristocrática y de encargo, escrita para ensalzar la victoria del ganador, su familia y su patria, todo ello mezclado con alusiones al mito y las sentencias gnómicas que ennoblecen aún más las hazañas del vencedor. La inspiración poética procede de las Musas, y la fama del vencedor es redoblada por el canto del poeta. Formalmente son composiciones ampulosas, en unidades triádicas de estrofa, antístrofa y epodo, a veces repetidos, compuestas en metros líricos complejos: eólicos, dáctilo-epítritos, etc. El vigor de sus metáforas, el brillo y la luminosidad de sus adjetivos dotan a la poesía de Píndaro de una rara elegancia, no exenta de dificultad, que alcanza las cimas de la lírica antigua.
Arquíloco escribió los versos: "Corazón, corazón, de irremediables penas agitado, álzate [...]Y ni al vencer, demasiado te ufanes, ni, vencido, te desplomes a sollozar en casa. En las alegrías alégrate y en los pesares gime sin excesos. Advierte el vaivén del destino humano". De Mimnermo son los siguientes: "¿Qué vida, qué placer hay al margen de la áurea Afrodita? Morirme quisiera cuando ya no me importen el furtivo amorío y sus dulces presentes y el lecho, las seductoras flores que da la juventud a hombres y mujeres [...] ¡Tan horrible implantó la divinidad la vejez!" Singular fue Solón, el legislador. Un poeta socialmente comprometido que abolió la esclavitud por deudas, hizo un reparto de tierras y redactó una nueva constitución democrática. Y todo ello lo dejó dicho para la posteridad en versos. Por su parte, Jenófanes escribe sobre la excelencia intelectual y sobre los dioses: "[...]Pues mejor que la fuerza de los caballos y los hombres es nuestro saber. Pero todo eso se juzga con mucho desorden; injusto es preferir al saber verdadero la fuerza corpórea. Pues, aunque en el pueblo se encuentre un buen luchador [...] por eso no va la ciudad a tener un buen gobierno. No todo al comienzo enseñaron los dioses a los hombres, mas, con el tiempo, buscando ellos logran hallar lo mejor." Dentro del apartado de la lírica monódica destaca Safo, "la décima Musa". La poetisa del amor femenino regentaba en la isla de Lesbos una especie de "residencia de estudiantes", con alguna de las cuales mantuvo relación de amores. Pero su fama se debe a ser la principal representante de la feminidad poética. En su Himno a Afrodita invoca a la diosa para que acuda como aliada en su lucha amorosa por una joven. Al dirigirse a la diosa a veces la llama 'dolóplokos', un adjetivo no documentado en griego antes de Safo, y que se suele traducir por 'artera, dolosa, engañosa, urdidora de engaños, tejedora de ardides, trenzadora de engaños'; otras veces dice de ella que es 'sonriente, amante de la sonrisa'. Su trato con la diosa parece ser de una delicada familiaridad, un lúdico jugueteo de alusiones, confesiones veladas y una confabulación muy femenina.
Arquíloco escribió los versos: "Corazón, corazón, de irremediables penas agitado, álzate [...]Y ni al vencer, demasiado te ufanes, ni, vencido, te desplomes a sollozar en casa. En las alegrías alégrate y en los pesares gime sin excesos. Advierte el vaivén del destino humano". De Mimnermo son los siguientes: "¿Qué vida, qué placer hay al margen de la áurea Afrodita? Morirme quisiera cuando ya no me importen el furtivo amorío y sus dulces presentes y el lecho, las seductoras flores que da la juventud a hombres y mujeres [...] ¡Tan horrible implantó la divinidad la vejez!" Singular fue Solón, el legislador. Un poeta socialmente comprometido que abolió la esclavitud por deudas, hizo un reparto de tierras y redactó una nueva constitución democrática. Y todo ello lo dejó dicho para la posteridad en versos. Por su parte, Jenófanes escribe sobre la excelencia intelectual y sobre los dioses: "[...]Pues mejor que la fuerza de los caballos y los hombres es nuestro saber. Pero todo eso se juzga con mucho desorden; injusto es preferir al saber verdadero la fuerza corpórea. Pues, aunque en el pueblo se encuentre un buen luchador [...] por eso no va la ciudad a tener un buen gobierno. No todo al comienzo enseñaron los dioses a los hombres, mas, con el tiempo, buscando ellos logran hallar lo mejor." Dentro del apartado de la lírica monódica destaca Safo, "la décima Musa". La poetisa del amor femenino regentaba en la isla de Lesbos una especie de "residencia de estudiantes", con alguna de las cuales mantuvo relación de amores. Pero su fama se debe a ser la principal representante de la feminidad poética. En su Himno a Afrodita invoca a la diosa para que acuda como aliada en su lucha amorosa por una joven. Al dirigirse a la diosa a veces la llama 'dolóplokos', un adjetivo no documentado en griego antes de Safo, y que se suele traducir por 'artera, dolosa, engañosa, urdidora de engaños, tejedora de ardides, trenzadora de engaños'; otras veces dice de ella que es 'sonriente, amante de la sonrisa'. Su trato con la diosa parece ser de una delicada familiaridad, un lúdico jugueteo de alusiones, confesiones veladas y una confabulación muy femenina.
Aunque se ha perdido la música antigua, la lírica fue poesía cantada con acompañamiento de la lira. Debe destacarse también la gran variedad métrica de los poemas líricos (a excepción de la elegía y del yambo, que en sentido estricto no deberían entenderse como poesía lírica desde el punto de vista métrico). Dentro de la tradición denominada eólica, poetas como Safo o Alceo organizan su poesía en estancias o estrofas: sáfica, formada por tres versos de once sílabas más un cuarto verso llamado verso adonio; la estrofa alcaica, de dos versos de once sílabas, un eneasílabo más un decasílabo. Por otra parte, las grandes odas se componían en una estructura estrófica de dos miembros (estrofa más antístrofa) o en forma de tres miembros, a la que se había añadido un epodo o estribillo de carácter ástrofo. Los estudiosos que trabajaban en la Biblioteca de Alejandría fijaron a partir del s. II a.C. un canon o antología de los mejores nueve poetas líricos: Alcmán, Safo, Alceo, Estesícoro, Íbico, Anacreonte, Simónides, Píndaro y Baquílides al que algunos añadieron a la poetisa Corina. Una clasificación de estos poetas, atendiendo a criterios como el tipo de verso que utilizaron u otras razones dialectales o formales, los cataloga de la siguiente manera: poesía yámbica y elegíaca (porque usan el ritmo yámbico o una estrofa de dos versos dactílicos), poesía lírica monódica (cuya ejecución corre a cargo de un solo cantante) y poesía lírica coral (compuesta para ser cantada en coro). Entre el grupo de yambógrafos y autores de poesía epigramática sobresalieron algunos autores como Arquíloco, Semónides, Mimnermo, Solón, Hiponacte o Teognis. Los motivos que les interesaban fueron fundamentalmente: la fugacidad de la juventud, la vejez triste, el amigo ingrato, el destino inevitable, etc,.
Aunque se ha perdido la música antigua, la lírica fue poesía cantada con acompañamiento de la lira. Debe destacarse también la gran variedad métrica de los poemas líricos (a excepción de la elegía y del yambo, que en sentido estricto no deberían entenderse como poesía lírica desde el punto de vista métrico). Dentro de la tradición denominada eólica, poetas como Safo o Alceo organizan su poesía en estancias o estrofas: sáfica, formada por tres versos de once sílabas más un cuarto verso llamado verso adonio; la estrofa alcaica, de dos versos de once sílabas, un eneasílabo más un decasílabo. Por otra parte, las grandes odas se componían en una estructura estrófica de dos miembros (estrofa más antístrofa) o en forma de tres miembros, a la que se había añadido un epodo o estribillo de carácter ástrofo. Los estudiosos que trabajaban en la Biblioteca de Alejandría fijaron a partir del s. II a.C. un canon o antología de los mejores nueve poetas líricos: Alcmán, Safo, Alceo, Estesícoro, Íbico, Anacreonte, Simónides, Píndaro y Baquílides al que algunos añadieron a la poetisa Corina. Una clasificación de estos poetas, atendiendo a criterios como el tipo de verso que utilizaron u otras razones dialectales o formales, los cataloga de la siguiente manera: poesía yámbica y elegíaca (porque usan el ritmo yámbico o una estrofa de dos versos dactílicos), poesía lírica monódica (cuya ejecución corre a cargo de un solo cantante) y poesía lírica coral (compuesta para ser cantada en coro). Entre el grupo de yambógrafos y autores de poesía epigramática sobresalieron algunos autores como Arquíloco, Semónides, Mimnermo, Solón, Hiponacte o Teognis. Los motivos que les interesaban fueron fundamentalmente: la fugacidad de la juventud, la vejez triste, el amigo ingrato, el destino inevitable, etc,.
La lírica
Formalmente tiene que ver no ya con la modalidad de recitación del aedo de la épica, sino con el canto, acompañado de un instrumento musical, ya solo ya en coro (lírica monódica, lírica coral). Ahora no interesan las largas tiradas de versos, basta con dos de ellos, un dístico, para decir lo que uno siente, ama u odia. La lírica es la concisión de la brevedad. Pero es el trasfondo más que la forma lo verdaderamente importante: el poeta (poietés, poíesis) es un creador, es el descubridor de la personalidad, el inventor del "yo", alguien que empieza a saber expresar los vericuetos del propio sentimiento. Aparecen conceptos hasta entonces desconocidos: la alternancia de los momentos de la vida, unida a la idea de que nada es permanente; la experiencia de la subjetividad del gusto; la conciencia de lo efímero "cuales las hojas de los árboles es la vida de los mortales"; el desdoblamiento del yo, una suerte de esquizofrenia que permite que una parte de nuestro yo dirija la palabra a la otra parte de nuestro mismo yo; un nuevo código de valores más humanos, más modernos, como el amor y los motivos eróticos; la ingratitud en la amistad; la invectiva y el escarnio; la consolación o la incitación al motivo del carpe diem; pero también del destino oprobioso, de la vejez y de la muerte. Desde Homero se sabe de himnos en honor de doncellas (partenios), cantos nupciales (epitalamios e himeneos). Más tarde surgen los ditirambos, en honor del dios Dioniso, así como cantos para celebrar o adular a los hombres (encomios y epinicios)
La lírica Formalmente tiene que ver no ya con la modalidad de recitación del aedo de la épica, sino con el canto, acompañado de un instrumento musical, ya solo ya en coro (lírica monódica, lírica coral). Ahora no interesan las largas tiradas de versos, basta con dos de ellos, un dístico, para decir lo que uno siente, ama u odia. La lírica es la concisión de la brevedad. Pero es el trasfondo más que la forma lo verdaderamente importante: el poeta (poietés, poíesis) es un creador, es el descubridor de la personalidad, el inventor del "yo", alguien que empieza a saber expresar los vericuetos del propio sentimiento. Aparecen conceptos hasta entonces desconocidos: la alternancia de los momentos de la vida, unida a la idea de que nada es permanente; la experiencia de la subjetividad del gusto; la conciencia de lo efímero "cuales las hojas de los árboles es la vida de los mortales"; el desdoblamiento del yo, una suerte de esquizofrenia que permite que una parte de nuestro yo dirija la palabra a la otra parte de nuestro mismo yo; un nuevo código de valores más humanos, más modernos, como el amor y los motivos eróticos; la ingratitud en la amistad; la invectiva y el escarnio; la consolación o la incitación al motivo del carpe diem; pero también del destino oprobioso, de la vejez y de la muerte. Desde Homero se sabe de himnos en honor de doncellas (partenios), cantos nupciales (epitalamios e himeneos). Más tarde surgen los ditirambos, en honor del dios Dioniso, así como cantos para celebrar o adular a los hombres (encomios y epinicios)
🆕🆕🆕🆕Sabéis por qué se llama Caminito del Rey? Pues porque fue el mismísimo Rey Alfonso XIII quien lo inauguró. Dice la leyenda que llegó a caballo en un día de lluvia. Lo cierto es que hay una foto oficial que muestra cómo fue el momento. La quieres ver? Pásate por el blog que te la enseño y te cuento más de este maravillo camino.
.
.
#caminitodelrey #malaga #malagaturismo #visitamalaga #turismo #lugaresimperdibles #lugaresincreibles #travelblog #blogger #blogviajes #traveller #wanderlust #fernweh #costadelsol #experienciasincreibles #descubre #iamtb #ruefamoment #wanderer #viajar #traveltheworld #picoftheday #amazing #passionpassport
.
.
http://www.miratodoloquehayfuera.com/caminito-del-rey/
🆕🆕🆕🆕Sabéis por qué se llama Caminito del Rey? Pues porque fue el mismísimo Rey Alfonso XIII quien lo inauguró. Dice la leyenda que llegó a caballo en un día de lluvia. Lo cierto es que hay una foto oficial que muestra cómo fue el momento. La quieres ver? Pásate por el blog que te la enseño y te cuento más de este maravillo camino. . . #caminitodelrey  #malaga  #malagaturismo  #visitamalaga  #turismo  #lugaresimperdibles  #lugaresincreibles  #travelblog  #blogger  #blogviajes  #traveller  #wanderlust  #fernweh  #costadelsol  #experienciasincreibles  #descubre  #iamtb  #ruefamoment  #wanderer  #viajar  #traveltheworld  #picoftheday  #amazing  #passionpassport  . . http://www.miratodoloquehayfuera.com/caminito-del-rey/
Hesíodo introduce ahora -innovando cierta tradición- la raza de los Héroes, guerreros justos que al morir acudían al campo de los bienaventurados; y al final llegaba la raza de la edad de Hierro, la peor de todas, la de los días del propio poeta, quienes habían de vivir agobiados por innúmeras penalidades. También narra Hesíodo el bello relato mítico de la creación de la primera mujer, Pandora, como castigo para los mortales. La obra termina con una serie de recomendaciones sobre el calendario agrícola y marinero; los mejores días para arar, sembrar, casarse, navegar, etc. Su segunda obra, la Teogonía, es un largo catálogo sobre la generación de los dioses. Desde el Caos primigenio todo el poema se orienta a la afirmación de Zeus como introductor del nuevo orden moral del mundo. En esta sucesión genealógica la Tierra es el soporte material, el Caos el elemento donde ella yace y Eros es el principio creador y genésico. Luego se desdoblan en tres grandes subgrupos: 
Noche (nacida del Caos) 
Urano-Gea 
Mar-Gea 
En cuanto al origen de estos mitos hesiódicos hay que hacer notar la influencia de ciertos relatos babilonios, hurritas y hetitas. Finalmente, dentro de la rica tradición de la antigua épica hay una serie de Himnos, que la tradición ha denominado convencional, aunque injustificadamente, Himnos homéricos, dedicados a algunos de los principales dioses del panteón olímpico griego: a Afrodita, a Apolo, a Démeter, a Dioniso, a Hermes.
Hesíodo introduce ahora -innovando cierta tradición- la raza de los Héroes, guerreros justos que al morir acudían al campo de los bienaventurados; y al final llegaba la raza de la edad de Hierro, la peor de todas, la de los días del propio poeta, quienes habían de vivir agobiados por innúmeras penalidades. También narra Hesíodo el bello relato mítico de la creación de la primera mujer, Pandora, como castigo para los mortales. La obra termina con una serie de recomendaciones sobre el calendario agrícola y marinero; los mejores días para arar, sembrar, casarse, navegar, etc. Su segunda obra, la Teogonía, es un largo catálogo sobre la generación de los dioses. Desde el Caos primigenio todo el poema se orienta a la afirmación de Zeus como introductor del nuevo orden moral del mundo. En esta sucesión genealógica la Tierra es el soporte material, el Caos el elemento donde ella yace y Eros es el principio creador y genésico. Luego se desdoblan en tres grandes subgrupos: Noche (nacida del Caos) Urano-Gea Mar-Gea En cuanto al origen de estos mitos hesiódicos hay que hacer notar la influencia de ciertos relatos babilonios, hurritas y hetitas. Finalmente, dentro de la rica tradición de la antigua épica hay una serie de Himnos, que la tradición ha denominado convencional, aunque injustificadamente, Himnos homéricos, dedicados a algunos de los principales dioses del panteón olímpico griego: a Afrodita, a Apolo, a Démeter, a Dioniso, a Hermes.
Una nueva modalidad de poesía épica es la que representa Hesíodo, poeta nacido en la mísera Beocia, región vecina del Ática. Compone sus obras también en hexámetros como los de Homero, aunque su poesía se puede considerar más bien como una épica didáctica, que probablemente hundía sus raíces en una tradición continental. Al morir su padre, discute con su hermano Perses a propósito de la herencia: en Trabajos y Días proclama la justicia y el trabajo como soportes de la sociedad y reconviene a su hermano acerca de la necesidad de trabajar. Este interés por la justicia es la mayor novedad de la épica de Hesíodo, quien inicia así una poesía de preocupación social que continuarán Solón, Esquilo, etc. En otra de sus obras, Teogonía, Hesíodo se declara frente a Homero depositario de la verdad que le han inspirado las musas. En Trabajos y días trata una serie de temas conexos en torno al motivo fundamental de la justicia y del trabajo. Hesíodo recurre al mito para recordar los pasados tiempos en que los hombres no tenían que trabajar. Las razas humanas se han sucedido en un proceso de deterioro y degradación casi continuo. La primitiva raza de la Edad de Oro conoció una generación de hombres justos a los que la tierra les brindaba automáticamente sus cosechas; no tenían que trabajar y estaban exentos de penalidades. Posteriormente los dioses crearon una raza inferior, de Plata, de hombres injustos, que no respetaban a los dioses y que vivían una infancia de cien años; luego apareció la raza de hombres de Bronce, amantes de la violencia, pues "broncíneas eran sus armas, broncíneas sus moradas, y broncíneas hasta sus entrañas".
Una nueva modalidad de poesía épica es la que representa Hesíodo, poeta nacido en la mísera Beocia, región vecina del Ática. Compone sus obras también en hexámetros como los de Homero, aunque su poesía se puede considerar más bien como una épica didáctica, que probablemente hundía sus raíces en una tradición continental. Al morir su padre, discute con su hermano Perses a propósito de la herencia: en Trabajos y Días proclama la justicia y el trabajo como soportes de la sociedad y reconviene a su hermano acerca de la necesidad de trabajar. Este interés por la justicia es la mayor novedad de la épica de Hesíodo, quien inicia así una poesía de preocupación social que continuarán Solón, Esquilo, etc. En otra de sus obras, Teogonía, Hesíodo se declara frente a Homero depositario de la verdad que le han inspirado las musas. En Trabajos y días trata una serie de temas conexos en torno al motivo fundamental de la justicia y del trabajo. Hesíodo recurre al mito para recordar los pasados tiempos en que los hombres no tenían que trabajar. Las razas humanas se han sucedido en un proceso de deterioro y degradación casi continuo. La primitiva raza de la Edad de Oro conoció una generación de hombres justos a los que la tierra les brindaba automáticamente sus cosechas; no tenían que trabajar y estaban exentos de penalidades. Posteriormente los dioses crearon una raza inferior, de Plata, de hombres injustos, que no respetaban a los dioses y que vivían una infancia de cien años; luego apareció la raza de hombres de Bronce, amantes de la violencia, pues "broncíneas eran sus armas, broncíneas sus moradas, y broncíneas hasta sus entrañas".
En la Odisea encuentran cabida los sirvientes y criados. Cuando Ulises regresa a Ítaca acude a visitar a su porquerizo, Eumeo, y en su cabaña y con sus perros transcurren tres cantos. También los mendigos son tratados con simpatía, e incluso la pobre sirvienta que ha de acudir al molino a moler el trigo. Las mujeres juegan en la Odisea un papel que no podían desempeñar en la Ilíada; no es de extrañar que incluso alguien haya sugerido que su autor fue una mujer. También aparece el mundo del comercio, de los piratas, los mercaderes fenicios, etc. De todo ello se deriva un especial interés por el mundo circundante, por los viajes, por lo novedoso y novelesco. Un especial rasgo literario de la Odisea es el empleo de la ironía. Abundan los personajes disfrazados o de incógnito que hablan con otros desconocidos. Atenea se aparece a Telémaco disfrazada como un viejo amigo de su padre. Esta ironía es un precedente de la que el teatro griego va a utilizar en la presentación de un personaje como Edipo. En conclusión, ambos poemas son dos de las mejores obras literarias de la Antigüedad. Bajo la apariencia de relatos épicos meramente antiguos, hay en ellos una cierta sofisticación, ingenua pero al mismo tiempo refinada. Durante siglos actuaron como textos en los que se educó la cultura griega. Homero fue el gran educador de Grecia y de muchas otras generaciones posteriores.
En la Odisea encuentran cabida los sirvientes y criados. Cuando Ulises regresa a Ítaca acude a visitar a su porquerizo, Eumeo, y en su cabaña y con sus perros transcurren tres cantos. También los mendigos son tratados con simpatía, e incluso la pobre sirvienta que ha de acudir al molino a moler el trigo. Las mujeres juegan en la Odisea un papel que no podían desempeñar en la Ilíada; no es de extrañar que incluso alguien haya sugerido que su autor fue una mujer. También aparece el mundo del comercio, de los piratas, los mercaderes fenicios, etc. De todo ello se deriva un especial interés por el mundo circundante, por los viajes, por lo novedoso y novelesco. Un especial rasgo literario de la Odisea es el empleo de la ironía. Abundan los personajes disfrazados o de incógnito que hablan con otros desconocidos. Atenea se aparece a Telémaco disfrazada como un viejo amigo de su padre. Esta ironía es un precedente de la que el teatro griego va a utilizar en la presentación de un personaje como Edipo. En conclusión, ambos poemas son dos de las mejores obras literarias de la Antigüedad. Bajo la apariencia de relatos épicos meramente antiguos, hay en ellos una cierta sofisticación, ingenua pero al mismo tiempo refinada. Durante siglos actuaron como textos en los que se educó la cultura griega. Homero fue el gran educador de Grecia y de muchas otras generaciones posteriores.
La Odisea transcurre diez años más tarde, y a diferencia de la Ilíada, que es una obra trágica, la Odisea es un relato de aventuras con final feliz. Se enmarca dentro de una serie de narraciones que contaban cómo se había producido el regreso de los héroes de Troya. La crítica no cree que el autor de la obra fuera sólo Homero. Hasta el libro IV el protagonista es Telémaco, el hijo de Odiseo/Ulises, que emprende viaje a Pilo (al palacio del viejo Néstor) y a Esparta (a la corte del rey Menelao) en busca de noticias de su padre, que lleva diez años errabundo desde que acabó la guerra de Troya. Hasta el libro V no aparece la figura de Ulises. Literariamente es una obra de estructura más compleja y elaborada. El poeta muestra una gran habilidad cuando hace a Ulises relatar al pueblo de los feacios (libros IX al XII) sus propias pasadas peripecias: con el Cíclope Polifemo, las aventuras con la maga Circe, que metamorfoseó en cerdos a los compañeros del héroe, etc. Estos encuentros mágicos inciden directamente en la concepción del nuevo héroe. Ulises no es Aquiles. Es un tipo de héroe distinto: es sagaz, engañador, y ante todo quiere sobrevivir. Las cualidades que para ello necesita son también distintas de las de Aquiles; necesita ingenio, astucia, disfraz, fraude y aguante. Ulises sabe guardar silencio y llorar solo, sabe disfrazarse (desde el libro XVII al XXI) a fin de no ser identificado prematuramente por los pretendientes de su esposa, Penélope. Si Aquiles es un héroe monolítico, de una sola palabra, Ulises es un 'héroe' de múltiples matices.
La Odisea transcurre diez años más tarde, y a diferencia de la Ilíada, que es una obra trágica, la Odisea es un relato de aventuras con final feliz. Se enmarca dentro de una serie de narraciones que contaban cómo se había producido el regreso de los héroes de Troya. La crítica no cree que el autor de la obra fuera sólo Homero. Hasta el libro IV el protagonista es Telémaco, el hijo de Odiseo/Ulises, que emprende viaje a Pilo (al palacio del viejo Néstor) y a Esparta (a la corte del rey Menelao) en busca de noticias de su padre, que lleva diez años errabundo desde que acabó la guerra de Troya. Hasta el libro V no aparece la figura de Ulises. Literariamente es una obra de estructura más compleja y elaborada. El poeta muestra una gran habilidad cuando hace a Ulises relatar al pueblo de los feacios (libros IX al XII) sus propias pasadas peripecias: con el Cíclope Polifemo, las aventuras con la maga Circe, que metamorfoseó en cerdos a los compañeros del héroe, etc. Estos encuentros mágicos inciden directamente en la concepción del nuevo héroe. Ulises no es Aquiles. Es un tipo de héroe distinto: es sagaz, engañador, y ante todo quiere sobrevivir. Las cualidades que para ello necesita son también distintas de las de Aquiles; necesita ingenio, astucia, disfraz, fraude y aguante. Ulises sabe guardar silencio y llorar solo, sabe disfrazarse (desde el libro XVII al XXI) a fin de no ser identificado prematuramente por los pretendientes de su esposa, Penélope. Si Aquiles es un héroe monolítico, de una sola palabra, Ulises es un 'héroe' de múltiples matices.
🇪🇸 No es una foto muy "instagramera" pero es muy real. Así de ambientado estaba el Caminito del Rey este pasado agosto. .
Si queréis visitarlo tenéis que sacar entradas con antelación.
.
En la foto podéis ver el camino original y arriba el nuevo.
.
No aptos para personas con vértigo o menores de 8 años.
.
.
🇬🇧 It's a not very "instagramish" picture but it's real. We visited Caminito del Rey last august and that's what we founded:lots of people!
.
You can see the old and the new way. .
Buy your tickets in advance if you are planning to visit it.
.
Not for children under 8. And definetly not foe people with fear of heights.
.
.
#caminitodelrey #malaga #visitamalaga #costadelsol #lugaresimperdibles #lugaresincreibles #viajar #picoftheday #reallife #instatravel #igtravel #postcardsfromthesworld #amazingplaces #experiencia #travelblog #blogger #miverano2017 #vacaciones #ruefamoment #experiencias #wanderlust #fernweh #exploremore #explorer #traveller #iamtb
.
.
🇪🇸 No es una foto muy "instagramera" pero es muy real. Así de ambientado estaba el Caminito del Rey este pasado agosto. . Si queréis visitarlo tenéis que sacar entradas con antelación. . En la foto podéis ver el camino original y arriba el nuevo. . No aptos para personas con vértigo o menores de 8 años. . . 🇬🇧 It's a not very "instagramish" picture but it's real. We visited Caminito del Rey last august and that's what we founded:lots of people! . You can see the old and the new way. . Buy your tickets in advance if you are planning to visit it. . Not for children under 8. And definetly not foe people with fear of heights. . . #caminitodelrey  #malaga  #visitamalaga  #costadelsol  #lugaresimperdibles  #lugaresincreibles  #viajar  #picoftheday  #reallife  #instatravel  #igtravel  #postcardsfromthesworld  #amazingplaces  #experiencia  #travelblog  #blogger  #miverano2017  #vacaciones  #ruefamoment  #experiencias  #wanderlust  #fernweh  #exploremore  #explorer  #traveller  #iamtb  . .
Personajes del barrio retratados en los #graffitis del barrio de Lagunillas en #malagacentro #arteurbano #artemalaga #malagaurbana #callesdemalaga #malagamola #visitamalaga #urbanartists
No sé la de veces que he ido a la Calle de las Cinco Bolas a la tienda del mismo nombre a comprar lanas con mi madre. Siempre pensé que era un nombre curioso. 
La calle se encuentra junto a la Iglesia de San Juan,una de las más antiguas de Málaga. Este verano,pasando por ahí me fijé,por primera vez,en estas cinco bolas de una pared lateral del templo. Y se me hizo la luz: ahí estaba el misterio! La tienda y la calle se llaman así por esta curiosa decoración. Pero,qué significa? Pues hay varias teorías: mostraban el camino a una puerta secreta de un convento, simbolizan el cirio pascual, representan bolas de cañón de la batalla para conquistar Málaga...
Lo que saco en claro de todo esto es que mi ciudad guarda aún muchos misterios y que no hay que irse muy lejos para hacer turismo.
Así que os animo a salir a vuestra ciudad y recorrerla con ojos de turista. Seguro que os sorprende! 
#Málaga #costadelsol #visitamalaga #turismo #cosasdemiciudad #descubre #viajar #blogviajes #travelblogger #bloguera #fernweh #heimweh #picoftheday #cosascuriosas #travelgram #instatravel #cincobolas #iglesiasanjuan #fachada #mamabloguera #expatriada #explora #wanderlust #globetrotter #wanderer
No sé la de veces que he ido a la Calle de las Cinco Bolas a la tienda del mismo nombre a comprar lanas con mi madre. Siempre pensé que era un nombre curioso. La calle se encuentra junto a la Iglesia de San Juan,una de las más antiguas de Málaga. Este verano,pasando por ahí me fijé,por primera vez,en estas cinco bolas de una pared lateral del templo. Y se me hizo la luz: ahí estaba el misterio! La tienda y la calle se llaman así por esta curiosa decoración. Pero,qué significa? Pues hay varias teorías: mostraban el camino a una puerta secreta de un convento, simbolizan el cirio pascual, representan bolas de cañón de la batalla para conquistar Málaga... Lo que saco en claro de todo esto es que mi ciudad guarda aún muchos misterios y que no hay que irse muy lejos para hacer turismo. Así que os animo a salir a vuestra ciudad y recorrerla con ojos de turista. Seguro que os sorprende! #Málaga  #costadelsol  #visitamalaga  #turismo  #cosasdemiciudad  #descubre  #viajar  #blogviajes  #travelblogger  #bloguera  #fernweh  #heimweh  #picoftheday  #cosascuriosas  #travelgram  #instatravel  #cincobolas  #iglesiasanjuan  #fachada  #mamabloguera  #expatriada  #explora  #wanderlust  #globetrotter  #wanderer 
La Ilíada concentra, en un solo año, el asedio de los griegos contra Troya, y es un poema esencialmente heroico. La acción está enfocada en la cólera de Aquiles, quien ve preterido su sentimiento del honor y renuncia a participar en la guerra con sus compatriotas griegos. No le doblegan las embajadas de sus amigos ni los ruegos de los ancianos. Su sentimiento del 
honor ha quedado herido por el rey Agamenón y no está dispuesto a volver al combate. Sólo al final, cuando su amigo Patroclo encuentra la muerte ante Troya se decidirá a tomar venganza de su fiel amigo. Sólo entonces acude a la lucha y da muerte a Héctor, príncipe defensor de Troya. En realidad Homero, que vivió en el s. VII, es el heredero de una larga tradición de recitadores que han ido transmitiéndose oralmente una serie de relatos o cantos de motivo épico. Incluso la lengua refleja diversos estratos dialectales como consecuencia de este largo proceso de transmisión oral. Se trata de un tipo de poesía en versos hexamétricos. Homero ha articulado en un todo unitario y en un largo y extenso poema diversos relatos de antaño. Aquí reside probablemente su mayor valor, en haber sabido organizar en su narración retazos de antiguas tradiciones. Por tratarse de poemas recitados de memoria, el aedo se auxilia mnemotécnicamente con una serie de fórmulas y versos repetidos que reproducen epítetos o incluso escenas típicas sin duda complejas. En estas fórmulas abundan las expresiones del tipo: "Ulises rico en ardides"; "Aquiles de pies ligero"; "Agamenón, pastor de hombres"; "las cóncavas naves"; "el mar que brama sonoro", etc. Por su parte, los dioses van y vienen entre griegos y troyanos. Parecen sus hermanos mayores aunque, cuando lo desean, saben marcar perfectamente el abismo que separa la naturaleza divina de las limitaciones humanas. A veces se burlan cruelmente de los hombres.
La Ilíada concentra, en un solo año, el asedio de los griegos contra Troya, y es un poema esencialmente heroico. La acción está enfocada en la cólera de Aquiles, quien ve preterido su sentimiento del honor y renuncia a participar en la guerra con sus compatriotas griegos. No le doblegan las embajadas de sus amigos ni los ruegos de los ancianos. Su sentimiento del honor ha quedado herido por el rey Agamenón y no está dispuesto a volver al combate. Sólo al final, cuando su amigo Patroclo encuentra la muerte ante Troya se decidirá a tomar venganza de su fiel amigo. Sólo entonces acude a la lucha y da muerte a Héctor, príncipe defensor de Troya. En realidad Homero, que vivió en el s. VII, es el heredero de una larga tradición de recitadores que han ido transmitiéndose oralmente una serie de relatos o cantos de motivo épico. Incluso la lengua refleja diversos estratos dialectales como consecuencia de este largo proceso de transmisión oral. Se trata de un tipo de poesía en versos hexamétricos. Homero ha articulado en un todo unitario y en un largo y extenso poema diversos relatos de antaño. Aquí reside probablemente su mayor valor, en haber sabido organizar en su narración retazos de antiguas tradiciones. Por tratarse de poemas recitados de memoria, el aedo se auxilia mnemotécnicamente con una serie de fórmulas y versos repetidos que reproducen epítetos o incluso escenas típicas sin duda complejas. En estas fórmulas abundan las expresiones del tipo: "Ulises rico en ardides"; "Aquiles de pies ligero"; "Agamenón, pastor de hombres"; "las cóncavas naves"; "el mar que brama sonoro", etc. Por su parte, los dioses van y vienen entre griegos y troyanos. Parecen sus hermanos mayores aunque, cuando lo desean, saben marcar perfectamente el abismo que separa la naturaleza divina de las limitaciones humanas. A veces se burlan cruelmente de los hombres.
La épica
La literatura griega, lo que equivale a decir la literatura occidental, comienza con Homero, autor de la Ilíada y también de la mayor parte de la Odisea. Ambos poemas tienen que ver con la Guerra de Troya (ca. 1184), aunque en clave bien distinta. Según el relato mitológico-épico la guerra se desencadenó por el Juicio de Paris. A la celebración de la boda entre Tetis y Peleo no fue invitada la Discordia, quien, enojada, dejó caer una manzana con la leyenda "para la más hermosa". Tres diosas se consideraron merecedoras de dicho galardón, y ante la falta de acuerdo se decidió que fuera el bello pastor Paris quien hiciera de juez de tan fatídica contienda. En realidad las tres diosas, Hera, Atenea, y Afrodita simbolizan las tres fuerzas primarias de la naturaleza: el poder, la sabiduría y el éxito en el amor. Paris fue seducido por Afrodita, quien le otorgó como premio tener éxito en los asuntos del amor y así hizo que la bella Helena quedara prendado de él. Las otras diosas, enfadadas, iban a jurar odio a los troyanos y su apoyo a los griegos. Paris raptó a Helena, la esposa del rey de Esparta, Menelao, quien promovió la expedición de los griegos contra Troya. La Ilíada comienza con la querella entre Agamenón, hermano de Menelao, y el héroe Aquiles. La obra no necesita prólogo, pues los precedentes ya parecían sabidos. En realidad estos poemas épicos han emergido de una tradición doble: unos antecedentes de origen indoeuropeo que se vuelven a 
encontrar en otras sagas épicas (los conceptos de venganza, de gloria, la retirada del combate de un héroe, etc.) y unas influencias orientales (la secuencia de los tres principales dioses, Urano, Crono, Zeus); ambas tendencias confluyen en Homero.
La épica La literatura griega, lo que equivale a decir la literatura occidental, comienza con Homero, autor de la Ilíada y también de la mayor parte de la Odisea. Ambos poemas tienen que ver con la Guerra de Troya (ca. 1184), aunque en clave bien distinta. Según el relato mitológico-épico la guerra se desencadenó por el Juicio de Paris. A la celebración de la boda entre Tetis y Peleo no fue invitada la Discordia, quien, enojada, dejó caer una manzana con la leyenda "para la más hermosa". Tres diosas se consideraron merecedoras de dicho galardón, y ante la falta de acuerdo se decidió que fuera el bello pastor Paris quien hiciera de juez de tan fatídica contienda. En realidad las tres diosas, Hera, Atenea, y Afrodita simbolizan las tres fuerzas primarias de la naturaleza: el poder, la sabiduría y el éxito en el amor. Paris fue seducido por Afrodita, quien le otorgó como premio tener éxito en los asuntos del amor y así hizo que la bella Helena quedara prendado de él. Las otras diosas, enfadadas, iban a jurar odio a los troyanos y su apoyo a los griegos. Paris raptó a Helena, la esposa del rey de Esparta, Menelao, quien promovió la expedición de los griegos contra Troya. La Ilíada comienza con la querella entre Agamenón, hermano de Menelao, y el héroe Aquiles. La obra no necesita prólogo, pues los precedentes ya parecían sabidos. En realidad estos poemas épicos han emergido de una tradición doble: unos antecedentes de origen indoeuropeo que se vuelven a encontrar en otras sagas épicas (los conceptos de venganza, de gloria, la retirada del combate de un héroe, etc.) y unas influencias orientales (la secuencia de los tres principales dioses, Urano, Crono, Zeus); ambas tendencias confluyen en Homero.
Grecia Antigua: Literatura 
El hombre moderno está más o menos habituado a distinguir una novela de una comedia o de un libro de poesía. En nuestra cultura esto no ha sido desde siempre así. Los distintos géneros literarios no coexistían. Han sido una creación de la literatura griega, y su aparición y florecimiento se produjo en un determinado orden y en una secuencia concreta. Primero fue 
la épica, luego vendría la lírica, más tarde el teatro, el diálogo filosófico, la historia y la novela. Cada uno de ellos fue convencionalmente respetando unas determinadas leyes, que aunque nunca escritas ni redactadas, se mantuvieron largo tiempo vivas en la colectividad cultural, y así, por ejemplo, el poeta que deseaba componer un poema épico o una tragedia debía atenerse a ciertas formalidades. Diversas razones socioculturales y hasta antropológicas influyeron en su aparición: la oralidad/la escritura, el recurso al mito/la razón, el descubrimiento de la personalidad/el concepto de autoría, el ritual/la dramatización mimética, la preocupación "histórica"/la observación empírica, y hasta el binomio autor/destinatario social. De ahí que se pueda hablar de una especial singularidad cuando se afirma que la mayoría de los géneros literarios nacieron en Grecia, lo que permitirá además examinar las circunstancias socioculturales en que cada uno de ellos fue eclosionando. Se habla de que los conceptos de lo lírico, lo épico y de lo dramático son términos de la ciencia literaria para representar con ellos posibilidades fundamentales de la 
existencia humana en general; y hay una lírica, una épica y una dramática porque las esferas de lo emocional, de lo intuitivo y de lo lógico constituyen ya la esencia misma del hombre. Desde una óptica más lingüística, los tres grandes géneros se asociaron con las principales funciones del lenguaje. Al género épico, en tanto que se centra sobre la tercera persona, le cuadra más que a ningún otro una función referencial. A la función emotiva le corresponde lo lírico, mientras que el drama se vincula a la segunda persona y a la función incitativa.
Grecia Antigua: Literatura El hombre moderno está más o menos habituado a distinguir una novela de una comedia o de un libro de poesía. En nuestra cultura esto no ha sido desde siempre así. Los distintos géneros literarios no coexistían. Han sido una creación de la literatura griega, y su aparición y florecimiento se produjo en un determinado orden y en una secuencia concreta. Primero fue la épica, luego vendría la lírica, más tarde el teatro, el diálogo filosófico, la historia y la novela. Cada uno de ellos fue convencionalmente respetando unas determinadas leyes, que aunque nunca escritas ni redactadas, se mantuvieron largo tiempo vivas en la colectividad cultural, y así, por ejemplo, el poeta que deseaba componer un poema épico o una tragedia debía atenerse a ciertas formalidades. Diversas razones socioculturales y hasta antropológicas influyeron en su aparición: la oralidad/la escritura, el recurso al mito/la razón, el descubrimiento de la personalidad/el concepto de autoría, el ritual/la dramatización mimética, la preocupación "histórica"/la observación empírica, y hasta el binomio autor/destinatario social. De ahí que se pueda hablar de una especial singularidad cuando se afirma que la mayoría de los géneros literarios nacieron en Grecia, lo que permitirá además examinar las circunstancias socioculturales en que cada uno de ellos fue eclosionando. Se habla de que los conceptos de lo lírico, lo épico y de lo dramático son términos de la ciencia literaria para representar con ellos posibilidades fundamentales de la existencia humana en general; y hay una lírica, una épica y una dramática porque las esferas de lo emocional, de lo intuitivo y de lo lógico constituyen ya la esencia misma del hombre. Desde una óptica más lingüística, los tres grandes géneros se asociaron con las principales funciones del lenguaje. Al género épico, en tanto que se centra sobre la tercera persona, le cuadra más que a ningún otro una función referencial. A la función emotiva le corresponde lo lírico, mientras que el drama se vincula a la segunda persona y a la función incitativa.
Damos la bienvenida a #septiembre con las fotos de todos los que habéis descubierto #Málaga con nosotros estos últimos días. ¡Muchas gracias!🙂👫👬👭
#malagapie #visitamalaga 
We welcome #september with the pictures of all of you who have discovered Málaga with us these past few days. A million thanks!!🙂👭👫👬
#malagatours #visitmalaga
Damos la bienvenida a #septiembre con las fotos de todos los que habéis descubierto #Málaga con nosotros estos últimos días. ¡Muchas gracias!🙂👫👬👭
#malagapie #visitamalaga 
We welcome #september with the pictures of all of you who have discovered Málaga with us these past few days. A million thanks!!🙂👭👫👬
#malagatours #visitmalaga
Estos antiquísimos restos romanos se encuentran a los pies del enclave Alcazaba-Gibralfaro, en pleno centro de Málaga, muy cerquita de la Casa Natal Picasso, de la Catedral de Málaga o de Calle Larios. 
Si quieres visitarlo puedes hacerlo accediendo por el centro de interpretación o por un lateral de la entrada de la Alcazaba. #teatroromanomalaga #malaga #visitamalaga #tourpormalaga #guiamalaga #disfrutamalaga #ilovemálaga #guidemalaga #visitmalaga  #culturamalaga #livingmalaga #tour #guide #tourism
Estos antiquísimos restos romanos se encuentran a los pies del enclave Alcazaba-Gibralfaro, en pleno centro de Málaga, muy cerquita de la Casa Natal Picasso, de la Catedral de Málaga o de Calle Larios. Si quieres visitarlo puedes hacerlo accediendo por el centro de interpretación o por un lateral de la entrada de la Alcazaba. #teatroromanomalaga  #malaga  #visitamalaga  #tourpormalaga  #guiamalaga  #disfrutamalaga  #ilovemálaga  #guidemalaga  #visitmalaga  #culturamalaga  #livingmalaga  #tour  #guide  #tourism 
Buenos días viajeros!!!! Os mostramos esta estupenda 📷 de @malagamediterranea #malaga #viajeros #visitamalaga #turisteando #sol #playa #BuenTiempo #viajesunicos #WelcomeAGP #catedral #vacaciones #holidays #vacances
🇪🇸 Seguro que muchos estáis pensando en escapadas para otoño. Me equivoco? Qué os parece Málaga? La conocéis? Y me diréis que Málaga mejor para el verano. Pues no. Es un destino genial también para los meses que vienen. Sabíais que tiene 37 museos y salas de exposición? Los hay para todos los gustos. En la entrada del blog os cuento un poco del Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana que os recibirá con estas magníficas palmeras.
.
⬇Link en la bio⬇
.
.
🇬🇧 Thinking about a city break for this autum? Waht about Málaga? Have you already been there? Málaga is the capital of the Costa del Sol but it offers more much than sun and beaches. For example 37 museums!!! And autum is a perfext time to enjoy this beautiful city.
.
.
#malaga #costadelsol #visitamalaga #andalucia #whatdotodoinmalaga #quehacerenmalaga #travelblog #blogviajes #citybreak #wheretogo #palmeras #museo #blogger #travelgram #instatravel #picoftheday #vacaciones #turismo #turismocultural
http://www.miratodoloquehayfuera.com/museo-de-malaga/
🇪🇸 Seguro que muchos estáis pensando en escapadas para otoño. Me equivoco? Qué os parece Málaga? La conocéis? Y me diréis que Málaga mejor para el verano. Pues no. Es un destino genial también para los meses que vienen. Sabíais que tiene 37 museos y salas de exposición? Los hay para todos los gustos. En la entrada del blog os cuento un poco del Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana que os recibirá con estas magníficas palmeras. . ⬇Link en la bio⬇ . . 🇬🇧 Thinking about a city break for this autum? Waht about Málaga? Have you already been there? Málaga is the capital of the Costa del Sol but it offers more much than sun and beaches. For example 37 museums!!! And autum is a perfext time to enjoy this beautiful city. . . #malaga  #costadelsol  #visitamalaga  #andalucia  #whatdotodoinmalaga  #quehacerenmalaga  #travelblog  #blogviajes  #citybreak  #wheretogo  #palmeras  #museo  #blogger  #travelgram  #instatravel  #picoftheday  #vacaciones  #turismo  #turismocultural  http://www.miratodoloquehayfuera.com/museo-de-malaga/
🇪🇸No creo que un beso lo cure todo pero ayuda. No? Me encantan los mensajes optimistas en las calles. Seguro que os habéis encontrado más de uno por ahí. Los compartís? Subidlos con el hashtag #mensajesalegres y así nos alegramos todos 😄
.
.
🇬🇧"One kiss cures everything" well I don't think it's totally true but a kiss can definetly help. I love these happy messages. Don't you?
.
.

#malaga #travelgram #instatraveler #picoftheday #travelblog #vacaciones #turismo #frasesbonitas #optimismo #visitamalaga #explorer #dametraveler #sheisnotlost #ilovetotravel #blogviajes #viajar #viajes #descubre #discover #happythoughts #happyquotes #ilovetotravel #wanderlust #fernweh #travelgram #traveler #travels #shelovestravel
🇪🇸No creo que un beso lo cure todo pero ayuda. No? Me encantan los mensajes optimistas en las calles. Seguro que os habéis encontrado más de uno por ahí. Los compartís? Subidlos con el hashtag #mensajesalegres  y así nos alegramos todos 😄 . . 🇬🇧"One kiss cures everything" well I don't think it's totally true but a kiss can definetly help. I love these happy messages. Don't you? . . #malaga  #travelgram  #instatraveler  #picoftheday  #travelblog  #vacaciones  #turismo  #frasesbonitas  #optimismo  #visitamalaga  #explorer  #dametraveler  #sheisnotlost  #ilovetotravel  #blogviajes  #viajar  #viajes  #descubre  #discover  #happythoughts  #happyquotes  #ilovetotravel  #wanderlust  #fernweh  #travelgram  #traveler  #travels  #shelovestravel 
Tercer día de feria... Hora de sentarse en una terraza a descansar con un buen vino como lo haría #Hemingway 😉
Tercer día de feria... Hora de sentarse en una terraza a descansar con un buen vino como lo haría #Hemingway  😉
Nos encanta Málaga en cualquier época del año... Pero en ferias más ✨✨
Nos encanta Málaga en cualquier época del año... Pero en ferias más ✨✨
Huele a feria 🍻🍹💃🕺✨
Huele a feria 🍻🍹💃🕺✨
¿Tiene Málaga un color especial? 😉 ☀️
¿Tiene Málaga un color especial? 😉 ☀️
¡Empieza agosto y agosto es mes de feria! 💃💃💃
¡Empieza agosto y agosto es mes de feria! 💃💃💃
Otra excusa para visitar Ronda: la Plaza del Socorro ☀️
Otra excusa para visitar Ronda: la Plaza del Socorro ☀️
"Un hombre no pertenece al lugar donde nace sino donde elige morir." - Orson Welles
"Un hombre no pertenece al lugar donde nace sino donde elige morir." - Orson Welles
Málaga está llena de rincones especiales, ¡descarga ya #WeLoveHemingway y descubre algunos de ellos!

Los recorridos de Málaga ya están disponibles en español 🇪🇸💃
Málaga está llena de rincones especiales, ¡descarga ya #WeLoveHemingway  y descubre algunos de ellos! Los recorridos de Málaga ya están disponibles en español 🇪🇸💃
¡Hola amigos viajeros! 👋👋 Estoy preparando mi excursión de esta tarde para empezar bien el fin de semana!!! 🌟
Al atardecer subiré una foto desde el fantástico lugar donde voy a estar, pero por ahora es sorpresa... 🎉🎊🎇 Mientras tanto, os saludo desde el Castillo de Gibralfaro 🏰 con estas vistas de la ciudad de Málaga. 🏖🏙
Si estáis por allí, o tenéis pensado pasar unos días por allí, pasaros por mi ruta para coger ideas. 👇👇 LINK a Youtube ➡: https://www.youtube.com/watch?v=8bOx1wNRJNQ

LiNK a la ruta en la web ➡: (perfil de Instagram)

#malaga #playa #malagueta #sunset #atardecer #sunshine #mar #sol #paseoporlaplaya #sea #photo #photography #travel #traveller #viajes #viajar #travelphotography #andalucia #spain #viajeros #rutasdeviaje #sur #turismo #trip #españa #visitamalaga #igmalaga #turismomálaga #castillo #gibralfarocastle
¡Hola amigos viajeros! 👋👋 Estoy preparando mi excursión de esta tarde para empezar bien el fin de semana!!! 🌟 Al atardecer subiré una foto desde el fantástico lugar donde voy a estar, pero por ahora es sorpresa... 🎉🎊🎇 Mientras tanto, os saludo desde el Castillo de Gibralfaro 🏰 con estas vistas de la ciudad de Málaga. 🏖🏙 Si estáis por allí, o tenéis pensado pasar unos días por allí, pasaros por mi ruta para coger ideas. 👇👇 LINK a Youtube ➡: https://www.youtube.com/watch?v=8bOx1wNRJNQ LiNK a la ruta en la web ➡: (perfil de Instagram) #malaga  #playa  #malagueta  #sunset  #atardecer  #sunshine  #mar  #sol  #paseoporlaplaya  #sea  #photo  #photography  #travel  #traveller  #viajes  #viajar  #travelphotography  #andalucia  #spain  #viajeros  #rutasdeviaje  #sur  #turismo  #trip  #españa  #visitamalaga  #igmalaga  #turismomálaga  #castillo  #gibralfarocastle 
¡Hola amigos viajeros! 👋👋 Hoy os traigo una idea de ruta para una escapada de fin de semana. Sur. Playa. Buena comida🍛. Castillos🏰. Fortalezas árabes. Picasso... Os traigo MÁLAGA!!!🏖❤🌸 Con esta ruta descubriréis que podéis hacer y ver en dos días por la ciudad de la Costa del Sol. 🌞 🌟 Si vosotros también habéis ido, dejadme comentarios con vuestras recomendaciones aquí abajo :) LINK a la ruta en youtube➡: en el Perfil de Instagram 
LINK a la ruta en la web➡:
http://eldiarioviajerodeirene.com/que-ver-en-malaga-en-un-fin-de-semana/

#malaga #playa #malagueta #sunset #atardecer #sunshine #mar #sol #paseoporlaplaya #sea #sun #photo #photography #travel #traveller #viajes #viajar #travelphotography #fotografia #andalucia #spain #viajeros #rutasdeviaje #sur #turismo #trip #españa #visitamalaga #igmalaga #turismomálaga
¡Hola amigos viajeros! 👋👋 Hoy os traigo una idea de ruta para una escapada de fin de semana. Sur. Playa. Buena comida🍛. Castillos🏰. Fortalezas árabes. Picasso... Os traigo MÁLAGA!!!🏖❤🌸 Con esta ruta descubriréis que podéis hacer y ver en dos días por la ciudad de la Costa del Sol. 🌞 🌟 Si vosotros también habéis ido, dejadme comentarios con vuestras recomendaciones aquí abajo :) LINK a la ruta en youtube➡: en el Perfil de Instagram LINK a la ruta en la web➡: http://eldiarioviajerodeirene.com/que-ver-en-malaga-en-un-fin-de-semana/ #malaga  #playa  #malagueta  #sunset  #atardecer  #sunshine  #mar  #sol  #paseoporlaplaya  #sea  #sun  #photo  #photography  #travel  #traveller  #viajes  #viajar  #travelphotography  #fotografia  #andalucia  #spain  #viajeros  #rutasdeviaje  #sur  #turismo  #trip  #españa  #visitamalaga  #igmalaga  #turismomálaga